La nieve hunde el techo del polideportivo de Mataporquera (Cantabria)

La gran cantidad de nieve acumulada sobre el techo del polideportivo de Mataporquera (Cantabria), debido a las intensas nevadas que desde hace días caen en la zona, provocó esta madrugada el hundimiento total de la cubierta de esta instalación deportiva, según informaron a Servimedia testigos presenciales.
Esta zona es una de las más afectadas de toda la península por el temporal de nieve, viento y frío que durante los últimos días ha afectado a España, y son muchas las carreteras que han quedado cortadas a causa de la gran cantidad de nieve acumulada.
El polideportivo de Mataporquera se encuentra situado a escasos metros del colegio Valdeolea, donde decenas de personas han tenido que ser alojadas al quedar atrapados sus vehículos por la nieve. También se encuentran en la zona efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).
Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) recogidas por Servimedia, este viernes continuará nevando durante toda la jornada en Valdeolea-Mataporquera, donde se registrarán temperaturas mínimas de -6ºC y máximas de 0 grados. Se espera que continúe nevando en la zona hasta el domingo y que el lunes comiencen a abrirse claros.

CORTES DE CARRETERAS

El temporal de frío, nieve y viento que ha dejado un espeso manto blanco sobre Cantabria y Castilla y León mantiene cortada la Autovía de la Meseta (A-67) entre los kilómetros 103 y 117, entre Aguilar de Campoo y Herrera de Pisuerga y desde este punto hasta el 150 en Areñas de Iguña (Cantabria). Además, otras tres carreteras y dos puertos de montaña se encuentran cortados en la red principal, según la información facilitada por la Dirección General de Tráfico (DGT).
Una jornada más continúa cerrados al tráfico unos 47 kilómetros de la A-67 entre Palencia y Cantabria después de que las intensas nevadas de los últimos días colapsaran la circulación por esta vía el miércoles.
Los coches que se quedaron atrapados en la vía, aunque sus ocupantes fueron rescatados, y la espesa capa de nieve y hielo han obligado a intervenir a la Unidad Militar de Emergencias (UME), que se sumó al dispositivo de la Guardia Civil. Además, se ha prohibido circular a camiones y articulados entre el kilómetro 55 y el 103 de la A-67, es decir, entre Osorno y Aguilar de Campoo (Palencia). Asimismo, también se encuentran cortadas la carretera N-611, paralela a la A-67, en Aguilar de Campoo y en Cantabria, así como la N-627 en esta misma población palentina. Además, no se puede circular por la N-623 entre Quintanilla-Escalada y Cilleruelo de Bezana en Burgos, ni por los puertos de montaña de San Glorio (León), en la N-621, ni de Los Tornos (Burgos), en la N-629. Además, otra veintena de carreteras de la red secundaria de León, Burgos, Palencia y Soria están cerradas al tráfico rodado.
También las cadenas son obligatorias y los camiones y vehículos articulados no pueden circular por el puerto de Pajares en la N-630 y la N-625 en Riaño (León); y la N-120 en Villafranca Montes de Oca, la N-627 en Ubierna, la N-232 en Cubillos del Rojo y la N-623 en Quintanilla-Escalada (Burgos).
Por otra parte, la red secundaria de carreteras continúa muy afectada por las nevadas. Una veintena de vías se mantienen cerradas al tráfico y en otras tantas son necesarias las cadenas para circular. También se registran algunas placas de hielo, por lo que los conductores deben extremar la precaución.