El espía que me espió

Facebook enviará una alerta cuando piense que un Gobierno vigila una página personal

La décima entrega de la saga de James Bond, «La espía que me amó», trata sobre un megalómano multimillonario, Karl Stromberg, cuyo objetivo es crear una nueva civilización. El décimo primer año de Facebook, dirigido por un multimillonario llamado Mark Zuckerberg, que ha creado una civilización virtual, podría llamarse «El espía que me espió».

La red social creada por Zuckerberg ha ganado en un año más de 3.000 millones de euros. Lo hace brindando la información de nuestras costumbres y nuestros datos personales a las empresas que pagan por publicidad. Y pagan bien porque la publicidad está perfectamente dirigida al mercado elegido, como hombres, casados de más de 35 años, con dos hijos y que vivan en áreas urbanas. Datos que nosotros mismos y de forma voluntaria cedimos a Facebook al aceptar los términos y condiciones de la red. De no ser por ello podría decirse que Facebook espía nuestros actos para venderlos al mejor postor. Pero no son los únicos que ejercen un espías en nuestras redes. Los casos Snowden y Julian Assange, el espionaje de Estados Unidos a políticos europeos, muestra que también los gobiernos son capaces de vigilarnos.

Por eso resulta tan llamativo, casi irónico, que la red social que más dinero ha ganado husmeando nuestra vida haya anunciado un nuevo sistema de notificación que avisará de cualquier comportamiento sospechoso relacionado con el espionaje y asociado a nuestro perfil.

Así lo confirma un post escrito por el jefe de Seguridad de Facebook, Alex Stamos.

«Aunque siempre hemos tomado medidas para proteger las cuentas que creemos que se han visto comprometidas –explica Stamos –, hemos decidido mostrar una advertencia adicional si tenemos una fuerte sospecha de un ataque que podría haber sido respaldado por un Gobierno. Hacemos esto debido a que este tipo de ataques tienden a ser más avanzados y peligrosos que otros y por ello animamos firmemente a los usuarios a tomar las precauciones necesarias». Recibir esta notificación no quiere decir que la cuenta personal de Facebook haya sido hackeada de algún modo, también puede señalar que el dispositivo que hemos utilizado para conectarnos a la red está comprometido. Los «mecanismos de defensa» ante una eventualidad como ésta serían cambiar las contraseñas, asegurarse de que la red wifi es segura, activar la verificación de identidad en dos pasos (escribir un password y recibir un sms con una clave, por ejemplo) o actualizar el antivirus del dispositivo. Resulta igual de interesante que Stamos concluya afirmando que «sólo utilizaremos esta notificación cuando estemos convencidos de que la alerta es fiable, pero para proteger la integridad de nuestros métodos y procesos a menudo no podremos explicar cómo logramos atribuir ciertos ataques a determinadas personas u organismos».

En síntesis, Facebook obtiene información con nuestro consentimiento y nos alerta de que quizás seamos espiados... pero que no pueden decir cómo lo saben. El espionaje no tiene que ver con actividades terroristas o amenazas, el objetivo es el mismo que impulsa a Facebook: información. Determinar la inclinación política, las opiniones, la intención de voto, todo esto constituye una encuesta en tres dimensiones que hasta ahora era imposible obtener a pie de calle y con un grado de sinceridad mucho más alto. Por si fuera poco, es más económico. Con estos datos, los gobiernos y partidos políticos saben qué nos preocupa y cómo es posible responder a esas dudas. Ése es el propósito.

La pregunta, en cambio, es por qué Facebook alerta de esto.

Por qué deberías actualizar esta app

Imitando una de las características mejor desarrolladas por Twitter –la capacidad de búsqueda de temas específicos mediante un hashtag–, Facebook ha creado un nuevo motor que permite buscar entre sus más de dos billones de post aquel que nos interese. Basta poner el tema, por ejemplo, Elecciones en España, para que aparezcan sugerencias más precisas. Facebook asegura que los resultados están mejor organizados y abarcan no sólo las publicaciones, sino también las opiniones de nuestros amigos o contactos que se actualizan a medida que aparezcan nuevos comentarios. Facilitará rastrear post compartidos y virales y detectar los comentarios más repetidos o aquellos que hablen sobre una persona determinada. Eso sí, sólo será posible acceder a los post públicos. Aquellos que hayan activado alguna opción de privacidad no aparecerán entre los resultados. Esta opción, llamada Search FYI (Búsqueda para su interés), está disponible tanto para ordenadores como para los sistemas iOS y Android.

Facebook y tu batería tenían una relación oculta

Recientemente Ari Grant, jefe de seguridad de esta red social, aseguraba en su perfil que habían identificado un problema con la app de Facebook para iOS. La aplicación consumía batería a un ritmo inusual en los iPhones. Aparentemente esto tenía dos motivos. El primero es que la app entraba en modo bucle y ejecutaba funciones sin importar si obtenía respuestas. «Un bucle de CPU – explicó Grant – es como cuando un niño va en un coche y pregunta ¿Cuánto falta? ¿Cuánto falta? ¿Cuánto falta? sin tener en cuenta que la respuesta no hará que lleguemos más rápido al destino». El otro error tenía que ver con los archivos de audio. Cada vez que se reproducía un vídeo, por más que el sonido estuviera desactivado, seguía ejecutándose en un segundo plano, consumiendo más batería. Lo que no se sabe es si también influía sobre la transmisión de datos. La nueva actualización ha resuelto este problema.