Por qué no debes usar el wifi público de un hotel, terraza o restaurante

Pueden ser una puerta abierta de par en par a nuestros datos personales si no tomamos las medidas de seguridad adecuadas

¿Quién no ha llegado a un hotel y lo primero en lo que ha pensado ha sido en la red wifi? O en un restaurante. O en una plaza. Cualquier sitio es bueno si con la contraseña de turno se pueden ahorrar unos cuantos datos móviles. Además, es gratuita, sí; pero también peligrosa: a través de ella, ciberdelincuentes de todo el mundo pueden tener acceso al dispositivo y, por tanto, a datos de carácter personal. Dicho de otra forma, si no se tiene especial cuidado, emplear conexiones de este tipo puede poner en riesgo el contenido de su smartphone.

Las redes wifi públicas son aquellas que no están protegidas por una contraseña y permiten conectarse a Internet de una forma cómoda y rápida. Estas redes no cifran la información que se transmite a través de ellas, por lo que no son seguras. También son aquellas que aun teniendo contraseña se acceso, se conectan muchas usuarios a ellas.

Comúnmente las identificamos como accesos gratuitos. Esa maravillosa frase que leemos en un bar, un hotel, un centro comercial, una estación de tren, un aeropuerto... la acogemos como una bendición cuando nuestro contrato de datos ha llegado a su límite de consumo y nuestra navegación es extremadamente lenta. Al conectamos, estamos accediendo a una red en la cual no tenemos el control de lo que se está trasmitiendo a través de ella, ni quien está conectado. Por ello, resulta importante seguir cada una de las precauciones que recoge la Oficina de Seguridad del Internauta. Sólo de esta forma se podrá reducir el riesgo de hackeo.

  • Si lo puedes evitar, no te conectes a redes inalámbricas abiertas. Las redes públicas pueden ponernos en peligro. Tanto el administrador como alguno de los usuarios conectados pueden utilizar técnicas para robarnos información.
  • Si vamos a conectarnos, es preferible acceder a una red con seguridad WPA o WPA2. Las redes abiertas y con seguridad WEP son totalmente inseguras.
  • Deshabilitar cualquier proceso de sincronización de nuestro equipo si vas a usar una red pública.
  • Mantener siempre el equipo actualizado, con el antivirus instalado correctamente y si es posible, hacer uso de un cortafuegos.
  • Ten precaución a la hora de navegar por páginas cuyos datos no viajan cifrados (la URL no empieza por HTTPS).
  • No inicies sesión (usuario/contraseña) en ningún servicio mientras estés conectado a una red pública. Evita realizar transacciones bancarias, compras online o cualquier otra tarea que suponga el intercambio de datos privados desde redes wifi públicas.
  • Tras la conexión, hay que borrar todo el rastro digital que hayamos dejado por el camino. De este modo, deberemos eliminar el historial de navegación y las cookies, así como los archivos temporales del navegador.