Alibaba fabrica un coche conectado a internet

Ha sido bautizado como «Os’car»

El grupo chino Alibaba, uno de los mayores conglomerados mundiales de comercio electrónico, ha anunciado el lanzamiento de «Os’Car», su primer coche conectado a internet fabricado en serie con el objetivo de sumarse a la carrera por impulsar tecnología que permita la conducción sin piloto, informa Efe.

«Los humanos han hecho a las máquinas más inteligentes en las décadas recientes. Lo que pretendemos lograr en las venideras es inocular en ellas la sabiduría humana», dijo Jack Ma, presidente de Alibaba, al anunciar el modelo.

Según un comunicado de prensa enviado por la compañía, Ma añadió que «YunOs», el sistema operativo instalado en el vehículo y conectado a los smartphones, «hará a los coches todavía más indispensables para la vida humana en la sociedad futura».

«Hoy arranca el amanecer de una nueva era. Nos sentimos orgullosos y privilegiados de formar parte del cambio», enfatizó Ma, cuya empresa ha desarrollado el proyecto junto a SAIC Motor Corp.

El Os’Car Rx5 es el primer coche conectado a internet de su tipo fabricado en línea, desarrollado después de dos años de investigación y colaboración entre Alibaba y SAIC, subraya el comunicado.

Al trabajar junto a SAIC, añadió Daniel Zhang, director ejecutivo de Alibaba, «esperamos permitir a los usuarios un nuevo estilo de vida disfrutado a través de sus vehículos».

«Lo que estamos creando no es ‘internet en el coche’, sino ‘un coche en internet’. Se trata de un verdadero hito en la industria automovilística. Los sistemas operativos inteligentes se convierten en el segundo motor del coche, mientras la información es la nueva gasolina», metaforizó mientras Wang Jian, otro ejecutivo de Alibaba.

Pese a la efusividad de los miembros de Alibaba, su incorporación a la carrera por aplicar el llamado internet de las cosas a los vehículos es relativamente tardía.

Alibaba se sitúa por detrás de otros gigantes tecnológicos como Alphabet (matriz de Google), Apple y Baidu, aunque los expertos vaticinan que aún quedan algunos años para que ese tipo de coches llegue al mercado.

Efe