Tom Hanks: «Mi personaje no es una caricatura»

El actor da vida a Walt Disney, acompañado por Emma Thompson como la autora de «Mary Poppins»

Si hay algo que llamó la atención de Hanks fue «lo buen padre que era Walt» (en la imagen, con su esposa).
Si hay algo que llamó la atención de Hanks fue «lo buen padre que era Walt» (en la imagen, con su esposa).

Hollywood se rinde ante dos iconos de su historia; por un lado, Walt Disney, el creador de Mickey Mouse, últimamente carne de titular por las acusaciones de misoginia que ha vertido Meryl Streep sobre él. Por otro, Mary Poppins, uno de los personajes femeninos más emblemáticos del cine. «Al encuentro de Mr Banks» es una cinta inspirada en hechos reales: la historia de cómo llegó a la pantalla «Mary Poppins» y la complicada relación que el «tío Walt» tuvo con la escritora Pamela L. Travers, que estuvo a punto de hacer naufragar la película. El enfrentamiento entre Disney y la escritora británica es el corazón de un filme en el que Hanks y Emma Thompson demuestran una vez más su enorme talento en la pantalla. La actriz, parlanchina y estupenda en su papel, se sorprendió al preguntarle por la interpretación de una mujer muy ruda que resulta al tiempo tan irresistible como adorable: «Es la primera vez que escucho llamarla así, y me quedo con el cumplido. En América estamos tan acostumbrados a que la gente se comporte de una forma tan políticamente correcta que cuando alguien dice lo que piensa se le considera un maleducado. Ella es una bendición porque no tiene problemas en llamar a las cosas por su nombre y en decir lo que siente a cada momento». Es ahora Hanks, sin bigote ya (que confiesa que le ha dado más de un quebradero de cabeza, porque «ha sido el más discutido, analizado y examinado del planeta. Hasta llegaron a consultar a la Casa Blanca si era el adecuado», bromea), quien toma la palabra para explicar qué ha puesto de él en el creador del ratón Mickey: «En Disney había una cadencia en su forma de hablar, un ritmo que me costó conseguir. Muchas de las anécdotas del filme nos las relató Richard Sherman, uno de los compositores de ''Mary Poppins''. Por ejemplo, Walt solía fumar tres paquetes de cigarrillos al día y él sabía que iba a su oficina porque le oía toser cuando avanzaba por el pasillo».

¿Cómo lo preparó Thompson? «Pensé en Teseo y el minotauro, un mito con el que P. L. Travers estaba fascinada y que siempre investigó. Fue una mujer que viajó bastante, que buscaba y buscaba para crear sus novelas. A menudo he interpretado a gente emocional o moralmente consistente, pero ella no lo era. Ella cambiaba de un momento a otro; eso, para mí, fue fascinante», tanto como la interpretación-explicación que ofrece sobre su inspiración: «Ella solía hablar mucho sobre Bufallo Bill. Cuando investigaba me di cuenta de que se refería a Mary Poppins como a un mito. Había algo de maestro zen en cómo trabaja esta institutriz, las mujeres tradicionalmente habían estado encerradas, sometidas a una estructura de poder. Cuando interpreté a Nanny McPhee [«La niñera mágica»]pensé que en esencia se trataba de un «western» que se desarrollaba en un ambiente doméstico. Travers veía del mismo modo a Mary Poppins. Hay una conexión en la manera de resolver problemas con métodos poco ortodoxos y con el compromiso de marcharse una vez resueltos. Eso es un western». Mujer de carácter y difícil de convencer, la intérprete cree que opinaría que «el filme es ridículo porque creo que no le gustaría para nada la idea de una biografía».

Todas las facilidades

En el caso de Hanks ha sido diferente. Sabía que todas las miradas estarían puestas sobre él, pues era la primera vez que el creador del imperio de animación iba a cobrar forma en la pantalla en un personaje de carne y hueso. Hanks destaca las facilidades que ha tenido para acceder a la ingente cantidad de información que había sobre el Disney: «Muchas personas me ayudaron a conocer a Walt; desde el estudio me permitieron consultar sus archivos. Richard Sherman fue una fuente inagotable de historias, anécdotas y situaciones; nos contó todo lo que vivió con Walt. Diane Disney Miller, su hija, me dio acceso ilimitado al museo de su padre en San Francisco. Tenía horas y horas de vídeo y audio para trabajar, aunque yo no quería hacer una caricatura del hombre sino un retrato desde mi perspectiva», explica. Fue un reto dar voz a uno de los grandes iconos de la historia, «un hombre acostumbrado a hacer las cosas a su manera porque todo el mundo le adoraba: hablamos de quien inventó a Mickey Mouse. Una vez que el proceso se ha puesto en marcha, lo importante es caminar hacia adelante sin detenerte ante los obstáculos, aunque tengas que montarte en un avión y recorrer 10.000 kilómetros».