El Viti: «Toda mi carrera se puede resumir en una sola palabra: casualidad»

El legendario torero salmantino volvió a llenar Las Ventas en el homenaje que hoy le dedicó La Monumental

Santiago Martín «El Viti», en imagen de archivo
Santiago Martín «El Viti», en imagen de archivo

La sala Bienvenida de la plaza de toros de Las Ventas se abarrotó de público este mediodía al reclamo del emotivo homenaje del que ha sido objeto el legendario diestro salmantino Santiago Martín «El Viti», que aún ostenta el récord de salidas a hombros del coso madrileño, con un total de catorce. Con motivo de la inauguración de una exposición que recuerda la trayectoria del torero de Vitigudino, el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid organizó este acto que todos los asistentes, entre ellos muchos diestros retirados o en activo, coincidieron en considerar más que merecido y necesario.

Presentado por el periodista deportivo Roberto Gómez, el homenaje contó con distintas y emocionadas intervenciones, como la del propio director del Centro de Asuntos Taurinos de la CAM, Manuel Ángel Fernández, que dijo de El Viti que se trataba de «todo um caballero, un maestro dentro y fuera de los ruedos, un personaje entrañable, cercano, sobrio y elegante». En el mismo sentido se expresaron otros toreros, como su paisano Juan José, al que el propio Santiago Martín confirmó la alternativa en Las Ventas hace ya cincuenta años, o José Pedro Prados «El Fundi», que afirmó que la gran figura salmantina es un «tótem del toreo, una referencia para todos los que nos hemos vestido de luces». Por su parte, el riojano Diego Urdiales dijo sentirse siempre emocionado «ante la grandeza del maestro, como torero y como persona», tanto que, «igual que cuando era novillero y me lo encontraba, cada vez que le veo me siguen temblando las piernas».

Para rematar el acto tomó la palabra el propio Santiago Martín quien, con humildad y un tono intimista y pausado, dejó en el aire unas cuantas reflexiones de gran profundidad sobre su trayectoria en los ruedos, la tauromaquia y la propia profesión de torero. «Toda mi carrera se puede resumir con una sola palabra: casualidad. Aún no puedo creer todo lo que me ha sucedido, saliendo al mundo desde un pueblo pequeño como Vitigudino. Sinceramente, sólo puedo decir que he admirado y he aprendido de todos aquellos a los que he visto torear, como sigo aprendiendo todavía de los actuales», comenzó Santiago Martín. «En realidad -continuó el torero, retirado de los ruedos hace cuarenta años- no creo haber sido más que nadie, sino que todos los toreros somos continuistas de la gran historia del toreo y tenemos la suerte de poder realizar una profesión hermosa y emocionante. Por eso agradezco a Dios todo lo que me ha sucedido, tanto lo más duro como los humildes éxitos que haya podido alcanzar».

El Viti, al que muchos consideran todo un filósofo del toreo, por la hondura de sus reflexiones y su ejemplar comportamiento en la plaza y en la calle», concluyó agradeciendo a la afición de Madrid su trato de antes y el de ahora, así como afirmando nuevamente que «el toreo, tan azaroso y caprichoso con todos, está lleno de grandes coincidencias y casualidades, como que yo llegara a ser lo que fui». La exposición de homenaje a El Viti, que permanecerá abierta hasta el 7 de junio en la Sala Bienvenida de la plaza de Las Ventas, se compone de elocuentes fotografías de la carrera del diestro, trofeos, carteles señalados y significativos objetos personales como el traje de su alternativa, su fundón de espadas, su montera o uno de sus capotes de paseo.