Las valientes del desastre de Annual

Antena 3 presenta «Tiempos de guerra», cuyas protagonistas son las enfermeras que fueron al frente.

Antena 3 presenta «Tiempos de guerra», cuyas protagonistas son las enfermeras que fueron al frente.

Hay que contar la verdad, no traicionarla», afirma Ramón Campos, el productor ejecutivo de Bambú durante la presentación en el FesTVal de «Tiempos de guerra», la nueva serie original de Antena 3. Por su parte, José Sacristán sentenció: «Se cuenta un tiempo histórico sin volverle la espalda». Y Sonia Martínez, la directora de Ficción de Atresmedia, para avivar las expectativas del espectador, añade que «es un cruce entre ‘‘El paciente inglés’’ y ‘‘Dowton Abbey’’». En este campo de minas, y nunca mejor dicho, se ha adentrado una producción que aborda uno de los episodios más humillantes de la historia bélica de España: el Desastre de Annual en 1921. No solo van a estar en el frente; también en la retaguardia donde permanecen los heridos que necesitan asistencia. Por orden de la reina Victoria son enviadas unas damas enfermeras encabezadas por Carmen Angoloti (Alicia Borrachero) y unas jóvenes de la alta sociedad: Julia Ballester (Amaia Salamanca), Pilar Muñiz de Solaruce (Verónica Sánchez), Magdalena Medina (Anna Moliner) y Verónica Montellano (Alicia Rubio). En cuanto se instalan no tardará en llegar el choque entre el coronel Vicente Márquez (Sacristán) y la líder de las sanitarias.

Mujeres con carácter

A vueltas con la realidad de lo que ocurrió, Campos insiste en que «al final todos los personajes toman conciencia de que la batalla de Annual se originó por la necesidad de algunos de colgarse medallas» y añade que «el envío de las enfermeras fue un lavado de cara para la monarquía». Más allá de la política, «Tiempos de guerra» podría calificarse como un melodrama bélico, ya que también tiene su protagonismo las historias de amor. Es lo que le ocurre a Ballester, cuyo prometido y su hermano están en la contienda. «Es una mujer muy impulsiva y, aunque va a socorrer a los enfermos, tiene las cosas claras: quiere encontrar a los suyos. Lo que no imagina es que se sentirá atraída por un doctor. Le sorprende lo que está pasando», explica Amaia Salamanca en su cuarta colaboración con Atresmedia y Bambú después de «Gran hotel», «La embajada» y «Velvet». Lo que más agradece al grupo y a la productora, además de la enjundia de personajes y tramas, «es el esfuerzo en la producción, ya que sus series tienen una factura cinematográfica». Sacristán, que también ha colaborado con la cadena y con Bambú en «Velvet», alaba «el equilibrio formidable al narrar las peripecias de los personajes con las tramas de amor, solidaridad y compañerismo». Sobre estos valores también tiene algo que decir Verónica Sánchez, que interpreta a Muñiz de Solaruce, una mujer que tiene un carácter fuerte, pero también es muy sensible «algo que intenta ocultar. Deja la vida acomodada que tenía en España para ir a Melilla. Lo que no se espera es que allí se reencontrará con un antiguo novio», explica.

Todas las intérpretes de la ficción tuvieron un trabajo adicional: aprender a utilizar el instrumental sanitario de la época. Ahí entró en escena el departamento de documentación que encontró un manual de enfermería y también recibieron el asesoramiento de una cirujana y un médico militar. «Aprendimos a cómo movernos en un quirófano, donde los profesionales siguen una especie de coreografía, para no molestarse entre sí, y a contener una hemorragia, entre otras cosas». A pesar de que la serie tiene una presencia femenina muy relevante, entre los protagonistas, además de Sacristán, están Alex Gadea (El secreto de Puente Viejo» y Alex García.