El Embajador Dario Item y el desarrollo turistico y empresarial de Antigua y Barbuda



Antigua y Barbuda es un pequeño país caribeño perteneciente a las Antillas Menores. Con apenas 90.000 habitantes, durante el año 2019 consiguió recibir la cifra de 300.000 viajeros internacionales, la mayoría de ellos procedente de Estados Unidos, Canadá y países europeos

Dario Item, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Antigua y Barbuda con el Rey de España
Dario Item, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Antigua y Barbuda con el Rey de EspañaAntigua y BarbudaLa Razón

Las cifras no parecen muy sorprendentes, pues otros países cercanos, en especial en las Antillas Mayores, tienen en el turismo su principal fuente de ingresos y acogen cada año a millones de visitantes. Sin embargo, poniendo estos números en perspectiva, supone que por cada habitante de Antigua llegan tres turistas desde el exterior.

De este modo, vemos que poco a poco, Antigua and Barbuda va posicionándose como un destino atractivo en la región, y buena parte de este éxito se debe a los trabajos de su embajador en Europa Dario Item.

Atraer turistas y concentrar inversiones

Dario Item (Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Antigua y Barbuda ante el Reino de España, el Principado de Liechtenstein y el Principado de Mónaco) lleva mucho tiempo en Europa realizando una importante labor de difusión de su país en todo el mundo. Su trabajo ha permitido hacer llegar a otros cónsules, oficinas de turismo internacional, agencias de viajes y medios de comunicación las medidas que está impulsando el país isleño para situarse en el mapa del turismo internacional.

Antigua y Barbuda comenzó a desarrollar una campaña de atracción de turistas en el año 2009. Desde entonces, cientos de miles de visitantes ya han conocido Dickenson Bay, Nelson’s Dockyard o Long Island, algunos de los espacios más destacados del país. A su vez, la potente atracción de turistas se explica por la presencia de un gran aeropuerto internacional que facilita una buena conexión aérea y una cultura hospitalaria por parte de sus habitantes.

En este sentido, Antigua y Barbuda no difiere mucho de otros países caribeños: playas paradisíacas, islas tropicales, naturaleza y biodiversidad desbordante y una amplia oferta de alojamientos turísticos de calidad en los que han pasado sus vacaciones personalidades tan ilustres como la familia Messi.

En la actualidad, aproximadamente un 70% de la economía de Antigua y Barbuda depende del turismo, un dato que es comprensible, pero también un punto alarmante, pues estamos asistiendo en este 2020 a un escenario caótico para el turismo con el coronavirus.

Si el PIB de un territorio depende en gran medida del turismo, y el turismo cae estrepitosamente, el resultado es una contracción económica de grandes dimensiones. Las autoridades del país, especialmente las administraciones nacionales, trabajan desde hace años en darle un giro a esta realidad y para ello han adoptado fórmulas como el programa de Ciudadanía por Inversión (citizenship by investment programme).

¿Cómo funciona el programa de Ciudadanía por Inversión?

Si el desarrollo turístico comenzó a fraguarse en Antigua y Barbuda en el año 2009, el paso de ir más allá de esta actividad económica llegó un tiempo más tarde, en 2013. El programa Ciudadanía por Inversión es una práctica común en muchos lugares para atraer inversiones extranjeras.

En la práctica consiste en ofrecer a los turistas internacionales la ciudadanía de Antigua y Barbuda con el pasaporte nacional (second Passport). Para ello los interesandos pueden acogerse a dos vías: una donación mínima de 100.000 dólares a una institución benéfica del país o una inversión empresarial de 1,5 millones de dólares o superior. El objetivo es que los turistas e inversores que ya conocen el país estrechen sus lazos y esto permita un desarrollo económico que vaya más allá del turismo.

A través de estas prácticas, los inversores pueden residir (residency) de manera legal en Antigua y Barbuda y se acogen con ellas a ventajas de índoles económico y familiar. En el ámbito de los negocios y empresarial, el programa Ciudadanía por Inversión resulta muy atractivo porque ofrece la posibilidad de obtener visado para decenas de países en el mundo, en especial a los europeos no incluidos en el Tratado de Schengen y a muchos en América Latina.

Nomad Digital Residency, un paso más allá en la atracción de inversores

A pesar del todavía joven desarrollo turístico, Antigua Barbuda ha sabido ejecutar acciones muy interesantes para atraer inversores internacionales. El programa de Ciudadanía por Inversión es el más destacado y tiene como objetivo principal convencer a quienes visitan el país por primera vez ir más allá en su vinculación.

No obstante, esta no es la única fórmula puesta en marcha por las administraciones. Dario Item hace también una gran labor en Europa y el resto del mundo de la opción Nomad Digital Residency, programas de residencia digital Nomad.

Mediante esta fórmula, los interesados pueden residir en el país de manera legal por un periodo de 24 meses, con la opción de entrar y salir siempre que estén en posesión del visado. El programa está pensado para aquellos trabajadores, emprendedores e inversores que hacen uso del teletrabajo y quieren instalar su residencia habitual en este país caribeño.

Una vez más, Antigua y Barbuda se adelanta a la realidad. Con el Covid-19 impulsando necesariamente el teletrabajo, este programa Nomad Digital Residency parece una opción muy atractiva para inversores internacionales. A su vez, las propias administraciones nacionales han iniciado programas de ayuda de emergencia para paliar el impacto de la pandemia.

A juicio de Dario Item, la inversión exterior en los países caribeños puede ser un salvavidas para países como el suyo, tan dependientes del turismo. En Antigua y Barbuda ya se han puesto a ello, ¿conseguirán sus resultados?