Asia

Los siete Budas gigantes más impresionantes de Asia

Repartidas en el continente asiático se encuentran algunas de las estatuas más imponentes que el ser humano ha construido, algunas de ellas milenarias

Estatua de budas gigantes en Asia.
Estatua de budas gigantes en Asia. FOTO: dongcs pixabay

Cuando se viaja a Asia - tan lejana ahora, aunque dicen que todavía existe - uno no puede evitar detenerse para admirar los Budas gigantes que parecen crecer como preciadas flores en los rincones más alejados del continente, o incluso en las mismas ciudades bulliciosas. Los japoneses llaman Daibutsu a estas inmensas figuras, que significa literalmente Buda gigante, y ocurre que muchas veces llegamos a encontrarlos de manera inesperada, en los lugares menos pensados. Tan grandes, parecen haber conseguido esconderse de alguna manera para esperar a sorprendernos.

Desde Japón hasta la India, pasando por Mongolia y Tailandia, estos son los Budas gigantes más impresionantes que podemos encontrar.

Gran Buda de Phuket

Gran Buda de Phuket, Tailandia.
Gran Buda de Phuket, Tailandia. FOTO: CEphoto Creative Commons

Conocido como el Phra Phutta Ming Mongkol Akenakiri, este Buda colosal de 45 metros de alto y 25,45 de ancho puede encontrarse en la provincia de Phuket, al sur de Tailandia. Está construido con hormigón y recubierto con mármol blanco de Birmania, y representa precisamente a Gautama, el primer Buda e impulsor del pensamiento budista tal y como hoy lo conocemos. Viene esculpido con la mano derecha apoyada sobre su rodilla y la izquierda descansando sobre su muslo, con la palma extendida hacia arriba, en una postura que se conoce como Bhumisparsha, que significa literalmente “llamando a la tierra como testigo”. Escenifica el momento en que Gautama alcanzó la iluminación.

Gran Buda de Bodh Gaya

Gran Buda de Bodh Gaya, en India.
Gran Buda de Bodh Gaya, en India. FOTO: Alfonso Masoliver

Esta gran estatua construida con bloques de arenisca y granito rojo, cuya altura alcanza la suma (entre la base y la figura) de 24 metros, puede que no sea el Buda gigante más impresionante, ni el más grande, pero desde luego es uno de los más importantes que se pueden encontrar. Su postura es la mudra dhyana, con las dos manos sobre el regazo representando la sabiduría y la meditación, y puede visitarse en la ciudad de Bodh Gaya, conocida en el mundo entero por ser el lugar exacto en que Gautama alcanzó la iluminación, después de dedicar veinte días con sus noches a meditar bajo una gran higuera. La estatua tiene en su interior una escalera de caracol que lleva desde el suelo hasta su cabeza, y los estantes de las paredes interiores muestran 16.300 minúsculas imágenes de bronce del Buda. Por otro lado, Bodh Gaya es hoy es el lugar de peregrinaje más importante para los budistas, además de albergar uno de los mayores grupos de refugiados tibetanos.

Gran Buda de Leshan

Gran Buda de Leshan, en China.
Gran Buda de Leshan, en China. FOTO: christels pixabay

En la provincia china de Sichuan, cerca de la ciudad de Leshan, se recuesta tallado en roca el Buda gigante más grande del mundo, con la impresionante altura de 71 metros coloreada de musgo y líquenes. Un dicho local asegura que “la montaña es Buda y Buda es la montaña”, y debe decirse que no anda del todo desencaminado. Fue esculpido en el siglo VIII, en el acantilado del monte Lingyun, y los tres ríos más importantes de la zona fluyen a sus pies. Por esto se dice también que el Gran Buda de Leshan es el protector de los navegantes de estos ríos, ya que el monje que inició su construcción lo hizo con la intención de calmar las aguas revoltosas que hundían constantemente las delicadas embarcaciones de los pescadores del momento.

Ushiku Daibutsu

Ushiku Daibutsu, en Japón.
Ushiku Daibutsu, en Japón. FOTO: Sandunruki Creative Commons

Si el Buda de Leshan es el más grande en cuanto a sus proporciones, haría falta cruzar unas brazadas del mar de China Oriental hasta llegar a Japón, a la prefectura de Ibaraki, para encontrar la estatua más alta del mundo hasta el 2008, y uno de los cinco Budas gigantes más altos que existen. Situado sobre una plataforma de loto de 10 metros y una base de 10 metros, cumple la suma formidable de 120 metros con la figura añadida del Buda levantado más impresionante de las islas niponas. 120 metros de bronce que representan al Buda celestial Amitābha, el Buda más importante de la escuela de la Tierra Pura cuya traducción literal es “Luz Infinita Completamente Consciente”, ya que representa en sí mismo la suprema mente de todos los budas. El interior de la estatua se divide en cuatro pisos dedicados a la meditación, el estudio de los textos, una colección de 3.000 budas de oro y un mirador increíble. Se puede subir a cada uno de los pisos por un ascensor interior.

El Buda reclinado de Wat Pho

Buda reclinado de Wat Pho, Tailandia.
Buda reclinado de Wat Pho, Tailandia. FOTO: ThousandWanders

Las posiciones de las estatuas budistas son de lo más variadas. No debería sorprendernos si, paseando por Bangkok, en Tailandia, nos encontrásemos con un Buda reclinado en sus 46 metros de largo y 15 de largo, cuyos pies decorados con nácar alcanzan el estrambótico tamaño de 5 metros de largo. Este Buda en posición de sihasaiyas o león dormido fue construido con un núcleo de ladrillo para luego ser recubierto con yeso y bañado en oro. 108 cuencos colocados en fila frente al Buda representan cada uno de los personajes auspiciosos del Buda, y el visitante es bienvenido a la hora de depositar una moneda en alguno de los cuencos. Dicen que trae buen karma.

Buda gigante de las Grutas de Longmen

Buda gigante de las Grutas de Longmen, China.
Buda gigante de las Grutas de Longmen, China. FOTO: Anagoria Creative Commons

Situadas a 12 kilómetros al sur de la ciudad de Luoyang, en la provincia china de Henan, estas grutas comenzaron a excavarse a finales del siglo V por orden del emperador Xiaowen, y los trabajos terminaron entrado el siglo XII. Siete siglos de piedad se resbalan por la roca desnuda junto al caudal del río Yi, dando forma a algunas de las figuras más importantes en la espiritualidad budista. Entre estas destaca el buda gigante del Templo Fengxian, 17 metros de alto por 36 de profundidad, con los ojos entornados en señal de profunda meditación. Viene flanqueado por las tallas menores - aunque enormes, pese a todo - de dos de sus discípulos (Kasyapa y Ananda), dos Bodhisattva y cuatro guardianes.

Migjid Janraisig

El Bodhisattva Migjid Janraisig en Ulán Bator, Mongolia.
El Bodhisattva Migjid Janraisig en Ulán Bator, Mongolia. FOTO: Alfonso Masoliver

El Monasterio de Gandantegchinlin destaca bruscamente con el paisaje gris e industrial de Ulán Bator, capital de Mongolia. Haría falta perderse en la propia ciudad para encontrar, casi sumergidos en ella, a los edificios del monasterio cargados de simbología budista tibetana, algunos de ellos cerrados a los visitantes, otros abiertos para impresionar. Tres colegios de filosofía budista, un colegio de astronomía y medicina, así como dos colegios tántricos, se añaden a la espectacular visión del Migjid Janraisig, el que mira en todas las direcciones, el Bodhisattva de la compasión construido en 1911 y cuya altura alcanza los 26,5 metros. Está esculpido con cobre sacado de las minas de Erdenet y recubierto con oro.