Gran Meliá Palacio de los Duques: el último gran lujo de Madrid

  • Gran Meliá Palacio de los Duques: el último gran lujo de Madrid

Tiempo de lectura 2 min.

02 de diciembre de 2016. 19:08h

Comentada
2/12/2016

Un nuevo inquilino acaba de llegar a la lista dorada de los alojamientos de máxima categoria de la capital española. Y no se trata de un nuevo hotel al uso, ya que el Gran Meliá Palacio de los Duques, que se inauguró ayer oficialmente, no deja indiferente a nadie gracias a su conjunción de arte, historia y arquitectura.

Situado en el número 5 de la Cuesta de Santo Domingo, en pleno centro de Madrid, el antiguo convento de Santo Domingo, totalmente renovado, se presenta como un refugio de lujo en el que historia y arte cobran vida gracias al legado pictórico de Diego Velázquez. De hecho, un total de nueve reproducciones inspiran cada una de las suites y los espacios comunes de este nuevo establecimiento en el que se respira una atmósfera muy especial. La arquitectura tampoco pasa desapercibida, pues la rehabilitación del edificio ha logrado mantener intactos algunos elementos arquitectónicos únicos del siglo XIX, como su fachada isabelina, la espectacular escalera central en hierro forjado y madera o el claustro con bóveda acristalada reconvertida en vestíbulo.

Con una inversión de 30 millones de euros, Meliá Hotels International abre así su segundo alojamiento de categoría gran lujo en Madrid, «porque queremos posicionarnos bien para competir con las enseñas más lujosas a nivel mundial que abrirán próximamente en la capital», confesó ayer Enrique Ortiz, director de la división EMEA del grupo hotelero, durante la inauguración oficial del establecimiento.

Un total de 180 habitaciones equipadas con la última tecnología dan forma al nuevo Gran Meliá Palacio de los Duques, «diseñado para atraer a visitantes internacionales, de los que se espera que ocupen el 75% de las plazas, especialmente el viajero americano, que se prevé que represente el 40% de ellas», explicó Inmaculada Palencia, directora del hotel.

Una gran terraza-ático con piscina, jacuzzi y vistas panorámicas a la ciudad; dos apuestas muy selectas de gastronomía (una muy creativa con especialidades mediterráneas y otra con una exquisita carta de recetas franco-españolas), y un exclusivo spa con rituales orientales completan la oferta del hotel, que llega pisando fuerte y con la firme intención de marcar tendencia en Madrid.

Últimas noticias