Reflexiones de un joven pensador

Estoy con los jóvenes que queremos ser personas libres y comprometidas, capaces de tomar decisiones y expresar nuestras opiniones con espíritu crítico, negándonos a participar en lo que sea para ser aceptados y abriendo nuevos caminos. Defiendo la diversidad, la singularidad y la igualdad educativa.

  • Image

España, gigante con pies de barro

true

Sobre el autor

Álvaro Cabo

13 años. Escritor, Blogger y conferenciante. Colaborador en Prensa, Radio y Televisión. A los 10 años irrumpió en el mundo de la actualidad con su blog “Mi país a través de mis ojos”; a los 11 años publicó su libro “Ser inteligente no es un delito” y desde los 12 imparte un Ciclo de Conferencias denominado “Tu éxito está en tu esfuerzo”. Ha sido reconocido como talento Marca España 2016 y es miembro de la Red Mundial de Conferencistas y de la Cámara Internacional de Emprendedores. Aficionado a la novela histórica, marketing, actualidad política, económica y social; futbolero y practicando artes marciales casi desde que empezó a andar. alvarocabo.com

ETIQUETAS

“Gigante con pies de barro”, José Antonio Monge rastrea el origen de esta expresión, que se remonta al libro bíblico del profeta Daniel. En él se recogen la vida y milagros, las profecías y cánticos de este personaje que se supone vivió a caballo entre los siglos VII y VI a.C. Fue Daniel quien primero utilizó la frase al interpretar un sueño de Nabucodonosor II, en el que una gigantesca estatua, compuesta de oro (cabeza), plata (torso), bronce (caderas), hierro (piernas) y barro (pies), se desmoronaba por el desprendimiento de una piedra.

Hoy quiero hacer alusión a esta expresión para referirme a algo que me preocupa bastante por la situación que estamos atravesando en nuestro país. La falta de entendimiento entre los que están arriba y el pueblo hace que cada vez los que estamos abajo nos volvamos más frágiles y corramos el riesgo de que todo se nos derrumbe encima, ya que todo parece sostenerse con hilos. Los españoles, por mucho que nos digan lo contrario, estamos cada día más endeudados y más empobrecidos, y para que nos hagamos una idea real, cada familia debe ya 133.000 € y los empleos, no garantizan ni siquiera salir de la pobreza.

Los partidos políticos van cada uno por su lado, intentando buscar los fallos de su rival para poder obtener los máximos votantes posibles, hacerse con el poder de gobernar, acomodarse en sus sillones del parlamento, la descompensación entre el mantenimiento de sueldos de nuestros representantes y las subidas constantes de impuestos a los ciudadanos con el consiguiente empobrecimiento de estos. Las CCAA quieren financiarse a costa del Estado y luego además algunas independizarse.

Las noticias casi diarias de corrupciones por todos los bandos, hace que los españoles cada vez nos irritemos más y con razón. Vemos como delante de nuestras narices nos roban y entran por una puerta y salen por otra, y encima sin devolver el dinero. Bancos rescatados con nuestro dinero y después esos mismos no nos conceden un mísero crédito, y encima nos castigan con comisiones y penalizaciones exageradas por números rojos. Tarjetas pululando de mano en mano y nadie sabía para que las tenía que usar, así que las usaron para todo. Bajadas de sueldos a funcionarios con la consiguiente repercusión en la calle, ya que si los funcionarios no tienen dinero para gastar el comercio se hunde. Miles de pequeños negocios echando el cierre por falta de clientes y falta de dinero para poder hacer frente a sus deudas, entre otras con la seguridad social y hacienda. Familias enteras en paro pendientes de pagar a fin de mes la hipoteca de sus casas, y otras muchas que no pueden ya hacerlo y están pendientes de un desahucio. Los informes y las encuestas respecto al nivel educativo son cada vez peores y casi nadie está de acuerdo con las reformas que se hacen al respecto. La inseguridad ciudadana: según las estadísticas más del 33% de los españoles nos sentimos inseguros en la calle, debido al aumento de robos, delincuencia, raptos... La economía, la falta de unidad nacional y de patriotismo también son gigantes con los pies de barro. Si no existiesen la clase trabajadora y la media, no habría una base para que se sostuviese la economía. Por ejemplo, 8 de cada 10 contribuyentes a hacienda tributa lo mínimo (entre 12 y 33.000€ al año), o lo que es lo mismo, si no existiesen la clase obrera y media, el IRPF apenas recaudaría la octava parte de lo que recauda actualmente.

¡Cuidado, Señor Rajoy! A nuestro país solo le falta que le caiga una piedrecita para que todo se nos desmorone. Los emprendedores tienen mucho talento y muchas ideas, pero nadie las financia. Si el emprendimiento y el talento son la base de un país, no se está haciendo lo necesario para apoyarlo, y lo peor es que otros países se aprovechan de nuestras ideas y las ponen en marcha, llevándose con ellos a sus cabezas pensantes. ¿O a lo mejor es lo que Vds. q

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs