La losa del coste por reclamaciones judiciales podría ascender a los 226 millones

Está previsto que el BIM sea, a partir de 2021, la metodología habitual en los proyectos que desarrolle Fomento

Marifrán Carazo, consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno
Marifrán Carazo, consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno FOTO: Manuel Olmedo La Razón

Las tensiones en los tribunales heredadas lastran al nuevo Gobierno andaluz. Según desveló ayer la a consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, «lo reclamado judicialmente a la Junta en concepto de las obras de los proyectos constructivos de los metros y de los tranvías se eleva a la astronómica cuantía de 226 millones de euros». El Ejecutivo autonómico ha abonado alrededor de 196, de ellos 8,4 corresponden «al proyecto constructivo del Metro de Granada», 3,8 millones están vinculados a la línea 1 del Metro de Málaga, 2 millones al tranvía de Alcalá de Guadaira, otros 5,2 al de Jaén, 637.000 euros más al tranvía de la Bahía de Cádiz, a los que hay que agregar los conocidos 175 millones exigidos por el Metro de Sevilla.

«Y no sólo es llamativo lo que ya se ha pagado por sentencias», advirtió la titular de Fomento. Hay otras infraestructuras envueltas en causas judiciales que podrían «agrandar y extender» la mencionada cantidad global «en otros 30 millones de euros». Pendiente de fallo está una denuncia por 6 millones que interpusieron empresas constructoras ligadas a la obra del tranvía de la Bahía de Cádiz que se inició en 2006; otra, que supone una losa de 13 millones, por la construcción del actual trazado del Metro de Granada, cuya ejecución arrancó en 2007; una más de 10 millones por el Metro de Málaga, cuyos trabajos empezaron en junio de 2006; una cuarta de 212.000 euros por el tranvía de Alcalá y, la última, que podría suponer el abono de 320.000 euros, por el de Jaén, de acuerdo al desglose que hizo Carazo. «Esta situación no puede volver a producirse», sostuvo la consejera. Para evitar ese «despilfarro» de fondos públicos, la Junta ha apostado por emplear herramientas que logren «una gestión más eficaz y eficiente», como la metodología «Building Information Modeling» (BIM), basada en el empleo de nuevas tecnologías CAD para el diseño y la modelización virtual digital 3D de la edificación u obra civil correspondiente.

BIM combatirá los sobrecostes

Está previsto que el BIM sea, a partir de 2021, la metodología habitual en los proyectos que desarrolle Fomento, de hecho, ya se está poniendo en práctica en algunos; y que se extienda al resto de la Administración andaluza. Lo que se pretende con ella es la reducción al máximo de los sobrecostes y los incumplimientos de plazos, además de seguir las directrices marcadas desde Bruselas. Carazo avanzó ayer que dicha técnica se empleará para «las ampliaciones de los metros que se licitarán antes de que finalice el año en Sevilla, Málaga y Granada». Contarán con ella además en la construcción de la sede judicial del municipio cordobés de Lucena, como ya adelantó LA RAZÓN; o en edificios de patrimonio de distintas provincias.