Desciende la venta de tabaco con la pandemia salvo en Cádiz y Sevilla

La caída en Andalucía ha sido del 3,88%, similar a la media nacional. En la provincia gaditana el consumo creció un 6,07% y en la hispalense, un 4,1%. En Málaga y Jaén baja un 9,82 y 9,46%

El espejo está en Francia. En el país vecino, la agresiva política fiscal contra el tabaco favoreció el aumento de las ventas de cigarrillos en España y el nivel de contrabando en el Estado galo rozó el 28%. Según un estudio de un grupo de investigadores españoles, «un alza del 10% en el precio de los cigarrillos provocaría una caída de entre un 4% y un 10% en las ventas legales» en España. El efecto sería dispar según la zona geográfica. Andalucía, en concreto, se vería muy afectada, dada la cercanía con Gibraltar y el menor precio del tabaco en la colonia británica. Así, se calcula una caída del 4% en provincias como Ourense, Soria, Lugo, Barcelona o La Rioja pero en Cádiz, Málaga o Sevilla el descenso se iría al 10%.

Según el Informe Mensual del Ministerio sobre el sector, el impacto del coronavirus tiene varias vertientes. «Dado que la agricultura fue declarada una actividad esencial, las tareas de cultivo de tabaco continuaron, en general, de forma normal, además las compañías de servicios agrícolas y los proveedores de los agricultores también tuvieron una actividad casi normal», señala. Con respecto al procesamiento del tabaco, éste se paró el 30 de marzo y se reinició de nuevo el 13 de abril. A partir del 11 de mayo se empezaron a implementar medidas desconfinamiento progresivo.

Donde se ha notado la covid y las medidas sanitarias es en las ventas. En toda España cayeron salvo en Cádiz y Sevilla, y en Lleida, que se mantuvieron. El consumo turístico y fronterizo también se desplomó. Por comunidades, Andalucía sufrió la menor caída: -3,88%. En estos meses también se han desarrollado varias operaciones de aprehensión de tabaco en la comunidad andaluza.

En concreto en Almería, el descenso en cajetillas fue de un 2,87% de junio de 2019 al mismo mes de 2020. En euros, la caída fue del 3,08%. En Cádiz se vendió un 6,07% más de cajetillas, que se tradujo en un 5,58% más de recaudación. En Córdoba, la caída de las ventas fue de un 1,29% y de la recaudación de un 1,86%. Granada bajó un 3,4%, lo que ha supuesto un 3,89% menos de euros. En Huelva descendieron las ventas de cigarrillos un 0,71 y se ingresó un 1,18% menos. Jaén sufrió una caída más pronunciada: 5,81% menos de paquetes y 6,31% menos de recaudación. En Málaga, el descenso fue de un 2,75% y de lo recaudado de un 3,24%. Sevilla, como Cádiz, se sale de la tónica general de descenso de ventas, con un 4,10% más de cigarrillos vendidos que se tradujo en un 3,07% más de negocio.

La caída media nacional de venta de cigarrillos fue de un 3,91%, que se tradujo en un 4,18% menos de recaudación. En toda Andalucía, hasta el 30 de junio se vendieron 167.088.445 cigarrillos, un 3,88% menos que el año previo. Después de Castilla La Mancha (-3,09%), es la menor caída. La media nacional fue del 8,51%. Por encima de esta caída media, en Andalucía están Málaga (-9,82% ) y Jaén (-9,46% ).

Ampliando más el foco, con datos hasta el 31 de julio, las ventas de tabaco pasaron en un año de 1.101.241.450 euros a 1.078.182.676 euros, cayendo la recaudación en todas las categorías menos en la de cigarros. Por provincias, en Almería se pasó de 118.196.230 euros a 113.877.543 euros; en Cádiz de 119.083.651 euros ha subido a 130.456.134 euros; en Córdoba, de 95.288.830 baja a 95.064.066; en Granada, de 138.416.432 cae a 133.265.944; en Huelva, de 81.292.536 pasa a 79.791.445; en Jaén, de 89.788.017 euros se quedó en 84.195.674 euros; en Málaga, el descenso es de 258.386.869 a 233.105.917; y en Sevilla se ha pasado de 200.788.886 euros a 208.425.954 euros.

Las conclusiones del estudio sobre el impacto del aumento de los impuestos, señalaron desde Altadis, han sido publicadas recientemente en la revista «Nicotine & Tobacco Research», de la Universidad de Oxford, en un artículo de investigación bajo el título «The price elasticity of cigarettes: new evidence from Spanish regions, 2002-2016» («La elasticidad del precio de los cigarrillos: nuevas evidencias según regiones españolas, 2002-2016»).Este estudio está dirigido por el profesor Antonio Golpe, un contrastado investigador de Economía Aplicada de la Universidad de Huelva, y en él han colaborado también los profesores Alejandro Almeida, Jesús Iglesias y Juan Manuel Martín, investigadores de la Universidad Internacional de La Rioja y de la Universidad de Sevilla.

Los autores sostienen que cuando disminuyen las ventas legales de cigarrillos al aumentar su precio puede deberse a tres causas: que los consumidores abandonen el hábito tabáquico, que decidan acudir al mercado ilícito o que migren a otras labores legales de tabaco más baratas. Aunque cuantificar el comercio ilícito no entra dentro del tópico principal del informe, el profesor Antonio Golpe explicó, en declaraciones a Europa Press, que existe consenso en que valores tan altos en las elasticidades de precio de los cigarrillos pueden estar asociados a dos cuestiones: a la presencia de productos sustitutivos que absorben la caída o al comercio ilícito. «En España, si se analiza la evolución del comportamiento de los productos sustitutivos, parece que no se cumple lo primero. Por ello, aunque requiere de un análisis más detallado, podemos aventurarnos que gran parte de dicha caída será claramente absorbida por el comercio ilícito, especialmente en las zonas más castigadas por éste (Cádiz, Sevilla, Córdoba)», señaló.

En detalle
La recesión de 2008 ya afectó al consumo legal de cigarrillos en España. Con la crisis del Covid, se espera un golpe similar. Analizando los datos publicados recientemente por el Comisionado para el Mercado de Tabacos, se observa que el mercado de cigarrillos ha sufrido una caída interanual del 8% durante julio.
«Las restricciones impactarán en el consumo de cigarrillos”, según el profesor Golpe, coautor de un estudio al respecto. «A igualdad de precio, la recaudación impositiva claramente se verá mermada, pero hemos de tener en cuenta que posibles aumentos en el precio de las cajetillas para revertir esta situación pueden provocar una mayor caída en las ventas legales», apunta.