Vox pide la comparecencia de Carmen Calvo por el derribo de la Cruz de las Descalzas en Aguilar y acusa a la Junta de ser «cómplice»

Pertenece al conjunto histórico artístico del Monasterio de San José y de San Roque, declarado Bien de Interés Cultural en 1983 y “no contiene inscripción alguna alusiva a la Guerra Civil o el régimen de Franco”, según el partido de Abascal

La cruz de Aguilar, ya desmontada y cargada en un camión
La cruz de Aguilar, ya desmontada y cargada en un camiónDIÓCESIS DE CÓRDOBA/MARGARITA LUCENA DIÓCESIS DE CÓRDOBA/MARGARITA LU

El Grupo Parlamentario Vox ha solicitado la comparecencia en el Congreso de la vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, para que informe acerca de las medidas que va a adoptar el Gobierno frente al derribo por orden municipal de la Cruz del Llanito de las Descalzas, en Aguilar de la Frontera (Córdoba).

Según indicó Vox en su solicitud de comparecencia, esta Cruz pertenece al conjunto histórico artístico del Monasterio de San José y de San Roque, declarado Bien de Interés Cultural en 1983 y «no contiene inscripción alguna alusiva a la Guerra Civil o el régimen de Franco».

Asimismo, el grupo parlamentario solicitó el expediente administrativo completo obrante en el ayuntamiento de esta localidad cordobesa conducente al derribo de la denominada Cruz de las Descalzas por orden de la alcaldesa de Izquierda Unida, Carmen Flores, el pasado 19 de enero, alegando hacerlo en aplicación de la Ley de Memoria Histórica y Democrática.

Desde Andalucía, el portavoz de Vox en el Parlamento, Alejandro Hernández, acusó a la Junta de ser «cómplice» del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera (Córdoba) en la retirada de la Cruz de las Descalzas.

El portavoz andaluz de Vox consideró que la cruz retirada era «a día de hoy» solo un «símbolo religioso», ya que el Ayuntamiento de la localidad decidió en 1981 retirar la placa de homenaje a los caídos del bando franquista durante la Guerra Civil. Desde entonces ha sido un «símbolo de reconciliación» para los habitantes de Aguilar de la Frontera, apostilló Hernández, que calificó la retirada de la cruz como un acto de «cristianofobia» y de «odio» que ha contado con la «complicidad» de la Consejería de Cultura. Según Hernández, la administración regional ha ofrecido al Ayuntamiento un «paraguas» legal para permitir la retirada de la cruz, por lo que pidió a la Consejería «los informes» incluidos en el expediente de la retirada. Por ello, incidió en que por el momento «no convencen» las explicaciones «dadas por la Consejería», que aduce que las competencias son municipales, y ha asegurado que pedirán el cese de la consejera si es necesario.