Las crisis municipales en Andalucía agitan el tablero político en el final de la pandemia

Sevilla se suma a la inestabilidad de Jaén y Granada, con Cs enfrentado a Espadas

Francisco Díaz, María Cantos y Miguel Castro, los tres concejales de Cs en el Ayuntamiento de Jaén que han abandonado el gobierno local
Francisco Díaz, María Cantos y Miguel Castro, los tres concejales de Cs en el Ayuntamiento de Jaén que han abandonado el gobierno local FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Son las administraciones más cercanas a los ciudadanos y ahora, cuando lo peor de la pandemia ha pasado, están removiendo el tablero político andaluz. Las dos crisis abiertas en los ayuntamientos de Jaén y Granada, más otra que podría precipitarse en breve en Sevilla, están marcando la actualidad y poniendo a prueba la estabilidad de la Junta, gobernada por PP y Ciudadanos. Dos formaciones que intentan desligar los desencuentros que mantienen en el ámbito municipal del pacto que sustenta al Gobierno andaluz. De un lado, se intensifica el juego de apoyos y deslealtades, con anuncios más o menos decididos de mociones de censura, en los tres consistorios y, de otro, se intenta evitar cualquier desencuentro que desvíe la atención de las prioridades marcadas desde San Telmo: el proceso de vacunación y la recuperación económica. La crisis más reciente, la del Ayuntamiento de Jaén, vivió un nuevo capítulo marcado por mensajes encontrados. Los tres ediles de Ciudadanos que se salieron del gobierno local con el PSOE anunciaron que no abandonarán su acta de concejal y que su intención es pasar a la oposición, además de descartar su participación en una moción de censura que estaría promovida por el PP.

La edil María Cantos lamentó el «escaso» respaldo que en estos dos años de mandato han recibido por parte de Cs, tanto a nivel nacional como autonómico. Ahora, cuando han planteado su salida del gobierno local, un responsable de la dirección nacional, el secretario de Organización, Borja González, se ha trasladado en Jaén para decirles que «o manteníamos el acuerdo con el PSOE o nos expulsarían del partido», algo que definió como «una regañina». Igualmente, Cantos señaló que «nosotros nunca hemos planteado una moción de censura. Somos coherentes con lo que estamos haciendo».

Por su parte, el vicepresidente de la Junta y líder regional de Cs, Juan Marín, tachó de «errónea» y «absurda» la salida de estos tres concejales. «Si porque el señor Sánchez apruebe unos indultos nos tenemos que salir de todos los gobiernos donde hay acuerdo con el PSOE, tanto desde Ciudadanos como desde cualquier otra fuerza política, pues evidentemente no habría gobernabilidad en este país», indicó.

El alcalde, Julio Millán, aseguró que la gobernabilidad del ayuntamiento «no peligra» tras este movimiento y confió en poder alcanzar «acuerdos puntuales» con los grupos de la corporación en «las cuestiones importantes» para la ciudad. Sin embargo, el PP se mostró beligerante al mostrarse partidario a una moción de censura «si se dieran las condiciones jurídicas y políticas».

En Granada, el alcalde, Luis Salvador, anunció un nuevo plazo para que la situación que atraviesa el consistorio quede «resuelta». Aseguró que trabajará sobre «distintas opciones» para acabar con la crisis en julio y volvió a instar al PP a regresar al gobierno local. Por su parte, el PSOE pidió al PP que, si Salvador no dimite, «preste» sus votos a la moción de censura que está empezando a promover. «El PP nos metió en este lío y, si el alcalde no dimite, el PP nos debería ayudar a salir, aunque solo fuera por vergüenza torera», dijo el viceportavoz socialista, Miguel Ángel Fernández.

Marín también se refirió a este asunto, lamentando que el «único motivo» del PSOE y el PP sea «derribar» a Salvador y «no censurar su gestión o denunciar alguna situación de irregularidad». Sobre el alcalde, aseguró que «está haciendo lo que debe hacer un regidor con responsabilidad, intentar conformar un gobierno y poner en marcha las cuestiones importantes para Granada».

La última chispa saltó en Sevilla, donde el alcalde, Juan Espadas, dejará el cargo cuando se convoquen las elecciones autonómicas tras ser respaldado recientemente por la militancia para ser el candidato socialista. Espadas firmó con Ciudadanos un acuerdo de gobernabilidad con 25 medidas para la reactivación de Sevilla, que ahora puede saltar por los aires al considerar la formación naranja que la ausencia del regidor del ámbito municipal puede suponer la «parálisis» de proyectos que están por resolver. El portavoz de Cs, Álvaro Pimentel, se reunirá con Espadas el lunes y entonces decidirá si toma «un camino u otro».