El turismo a debate: ¿Qué deben hacer las empresas en 2022?

Ocho expertos comparten sus opiniones sobre el futuro del sector

El Hotel NH Málaga acogió la primera mesa redonda de LA RAZÓN de 2022
El Hotel NH Málaga acogió la primera mesa redonda de LA RAZÓN de 2022 FOTO: Kiko Hurtado La Razón

El futuro del sector turístico protagonizó la primera mesa redonda celebrada por el diario LA RAZÓN en 2022 bajo el título «Andalucía a un paso de ti», que tuvo lugar el pasado 15 de febrero en Málaga. Una cita con la actualidad de uno de los motores de la economía andaluza que va por su segunda edición, convirtiéndose así en un barómetro fundamental para debatir y encontrar estrategias de la mano de profesionales y autoridades. De este modo, en el NH Málaga se reunieron Nuria Rodríguez, delegada territorial de Turismo Andaluz; José Antonio Mena, alcalde de Benahavís y presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental; Patricia Rodríguez de Velasco, directora del Estepona Hotel & Spa Resort; Enrique Jurado, director del Instituto de Investigación de Turismo de la Universidad de Málaga (UMA); el gerente del Museo Carmen Thyssen Málaga, Javier Ferrer; Margarita del Cid, alcaldesa de Torremolinos y vicepresidenta de la Diputación de Málaga; Carlos Rubio, presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga; y Javier Frutos, presidente de la Federación Andaluza de Hostelería. Todos debatieron bajo la dirección de la mesa, que estuvo a cargo de la periodista de Onda Cero y LA RAZÓN Isabel Naranjo, a la que acompañó el delegado del diario en Andalucía, Pepe Lugo. El punto de partida de la mesa redonda no podía ser otro que un análisis de la situación del sector después de casi dos años de pandemia que obligó al cierre de la actividad total durante varios meses y a la implantación de medidas muy drásticas para frenar al virus, lo que produjo una merma en la llegada de visitantes y en el desarrollo de la actividad turística. En este caso, Carlos Rubio rompió el hielo recordando la elevada disminución de viajeros que llegaron en cruceros hasta el puerto malagueño. «Desde nuestro punto de vista existen dos puntos de análisis: por un lado, los negocios que están directamente relacionados con la ciudad y, por otro, la llegada de cruceros. Han sido unos meses muy complicados porque no llegó ninguno durante meses, aunque a mediados del año pasado sí lo hicieron pero con una previsión de escala muy baja, creciente, pero con muy baja ocupación. En la actualidad tenemos tres cruceros que están esperando para iniciar su actividad, lo que es algo bastante inusual, pero dependemos de cómo vaya la evolución del virus porque hay un dato muy relevante. En número de escalas estamos al mismo nivel que en 2019, pero con incógnitas» aseguró.

Un caso bien distinto es lo sucedido en Benahavís, donde la mayoría de sus habitantes viven allí en su segunda residencia, con los estragos del Covid menos agresivos que en otras localidades. Según su alcalde, lo que sucedió fue lo contrario, ya que «la gente lo que hizo fue quedarse en el pueblo y no volver a sus lugares de origen. Como la actividad estaba abierta, todo el mundo podía jugar al golf o ir a los bares, se pudo paliar bastante todo esto». Apuntó además que es importante que aminore el constante cómputo de datos del virus, porque «hasta que no se nos quite de la cabeza no acabaremos con esto nunca. Los virus nos han acompañado siempre, no soy nada negacionista ni soy un loco, pero creo que hay que cambiar y que la vida siga. Saldremos de esta y mucho más fuertes». En el caso de la alcaldesa de Torremolinos, el foco hay que ponerlo en buscar alternativas a los segmentos turísticos menos explotados para crear nuevas formas de negocio. En concreto, en la localidad costera se han potenciado las rutas de senderismo, ya que el cierre de los hoteles se vivió de una forma más traumática. «Soy muy optimista, porque la pandemia ha dejado a la luz que tenemos muchas debilidades pero también muchas fortalezas». Aún quedan lejos las cifras de 2019, con los más de 30 millones de visitantes, pero la intención es mejorar los datos de llegada para volver a realizar un ejercicio positivo. «Si el turismo es nuestro termómetro podemos presumir de que nuestra temperatura es óptima y de eso podemos presumir. Hemos hecho los deberes trabajando en equipo, el nuevo equipo de la Junta se adelantó porque pusimos en valor a nuestra comunidad y especialmente nuestra provincia. Había muchos la malagueños que la desconocíamos, pero la hemos puesto en valor con una oferta muy consolidada. Es mucho más que sol y playa, lo hemos demostrado ya que tenemos récord de turismo en el interior, de banderas azules y la primera en nuestro pantano de Ardales», señaló Nuria Rodríguez, quien quiso subrayar la importancia que se le ha dado a la llegada de nuevos proyectos. «Como datos positivos hay que contar que desde que iniciamos esta legislatura, e incluso en plena pandemia, hay un 9% más de hoteles. El turismo es nuestra principal industria y por eso para nosotros los empresarios son los principales valedores de la creación de puestos de trabajo. Hemos puesto a su servicio una serie de herramientas que han llegado hasta los pequeños municipios para acabar con la estacionalidad, y lo hemos hecho poniendo en valor nuestro patrimonio cultural y natural. Hemos sido la comunidad más deseada y la provincia con mayor número de pernoctaciones de España».

Para el sector de los hosteleros, el primer trimestre de 2020 se presentaba bastante complicado por las implicaciones que trajo Ómicrom, la nueva variante del virus, por lo que la prórroga para la devolución de los créditos ICO durante seis meses más puede ser muy importante para la viabilidad de bares y restaurantes. Sobre la utilización del pasaporte Covid, Frutos fue claro al explicar que se trató de una medida enfocada a concienciar a la gente para que se vacunase, más que un mecanismo para frenar los contagios. «En un acto de responsabilidad lo solicitábamos y colaboramos con las autoridades. Es cierto que ha cumplido su objetivo. A día de hoy no tiene mucha razón de ser». En este optimismo, Enrique Navarro se mostró tremendamente expectante de cara a los próximos meses. «En todos los estudios que tenemos observamos que hay unas ganas tremendas por moverse, por viajar. Los aeropuertos europeos están llenos, pero también mucha incertidumbre por la llegada de nuevas variantes. La preocupación viene por el endeudamiento de las empresas, porque el cambio ya es estructural y no estacional. Hay una sustitución de tipos de empresarios, porque la crisis no ha sido para todos igual y plantean que puede haber un nuevo modelo porque muchos no se pueden recuperar».

La confianza del huésped y la fidelidad son los dos principales argumentos de Patricia Rodríguez de Velasco, que argumentó que «las medidas han sido muy eficaces, ya que nos hemos centrado mucho en las oportunidades de negocio. Ha sido un año muy bueno para que el público nacional pudiera conocer destinos en su propio país. Con los problemas para viajar al Reino Unido o Rusia, en el momento que acaben, tendremos buenos datos, aunque las reservas son una montaña rusa en la que tienes que mostrar mucha flexibilidad». El Museo Carmen Thyssen Málaga se ha consolidado como uno de los referentes culturales del sur de España recibiendo a miles de visitantes cada año. Un espacio cultural que también se vio afectado por la pandemia. Javier Ferrer, gerente de la colección, destacó por su parte que «ha sido un momento en el que tuvimos que buscar otros espacios para realizar nuestra actividad, en este caso en el digital, y buscando otras alternativas a la tradicional. Sin embargo, creo que se potenció nuestra labor como actores de la dinamización social de la ciudad. Por ello, fuimos los primeros de la ciudad que abrimos nuestras puertas para que vinieran los ciudadanos que habían estado confinados. En los últimos años hemos tenido una ratio y unas cifras muy buenas. Durante la sexta oleada hemos visto una disminución de visitantes, pero estaríamos en las cifras del mismo periodo de los años 2018 y 2019. Nuestras perspectivas para este año 2022 son que tendremos una buena entrada de visitantes», concluyó el gerente del Museo Thyssen.