Andalucía

Detenido en Málaga la mano derecha de ‘Fikri’, líder de la red que surte de droga a los clanes del Estrecho

Enviaban alijos al ‘Messi del hachís’ o a ‘Los Castaña’

Registro en una vivienda de Marbella durante la detención de dos capos del tráfico internacional de cocaína. GUARDIA CIVIL
Registro en una vivienda de Marbella durante la detención de dos capos del tráfico internacional de cocaína. GUARDIA CIVIL FOTO: GUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha detenido en Málaga a la mano derecha de Fikri Amellah, el narcotraficante de origen marroquí que fue arrestado en Barcelona en diciembre de 2021 acusado de surtir de droga a los clanes del Estrecho de Gibraltar, han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

La operación en la que se ha detenido por ahora a una decena de personas en Málaga y Barcelona guarda relación con esta otra bautizada con el nombre de ‘Mvrand’.

Las citadas fuentes destacan la relevancia del arresto del ‘lugarteniente’ de Fikri Amellah, también de nacionalidad marroquí, ya que los investigadores consideran que la red seguía activa: desde el anterior golpe policial, en 2021, se les vincula directamente con la introducción de cinco toneladas de hachís y otras cuatro de cocaína.

La red criminal era responsable presuntamente de los envíos de droga de los principales clanes, como el encabezado por el ‘Messi del hachís’ o ‘Los Castaña’. El nuevo golpe policial ha sido posible gracias a la ingente cantidad de dispositivos que fueron incautados cuando fue arrestado Fikri Amellah en Barcelona.

Buscado por Europol y policías de Francia, Bélgica y EEUU, Fikri Amellah estaba al frente de una potente red de tráfico de drogas y blanqueo con ramificaciones en otros puntos de la geografía española como Pontevedra. Contaba con almacenes en Marruecos y se especializó en organizar la logística para llevar ingentes cantidades de droga -hachís y cocaína- desde la costa africana a aguas próximas a España, donde se hacía el trasvase de la mercancía.

En el momento de su detención, Fikri Amellah estaba en el sofá de casa -en un barrio humilde de Barcelona, aunque disfrutaba de un tren de vida alto- coordinando varias operativa en altamar y con cinco teléfonos móviles activados a la vez, lo que daba prueba de su implicación directa en la logística que habían continuado los ahora arrestados.

La operación del grupo antidrogas de la UCO sigue la pista, entre otras, de la introducción en San Pedro del Pinatar (Murcia) de 4.300 kilos de hachís.