En el foco de la noticia: Los informativos líderes en España

Vicente Vallés, Matías Prats, Sandra Golpe o Mónica Carrillo son algunas de las caras más conocidas de un equipo riguroso, dinámico, tecnológico y plural

Vicente Vallés, Matías Prats, Sandra Golpe o Mónica Carrillo son algunas de las caras más conocidas de un equipo riguroso, dinámico, tecnológico y plural.

En los servicios informativos de Antena 3 no son necesarios los despertadores. Porque los relojes nunca paran. 24 horas al día. 7 días a la semana. 365 días al año. Han hecho del periodismo una forma de vida, en la que en torno a 300 profesionales –entre redactores, productores, realizadores…– se entregan con la más intensa de las pasiones. Y es que la construcción de relatos sólidos, veraces y creíbles, aptos para el mayor número de espectadores, requiere una plena dedicación.

Un trabajo que está dando sus frutos. La cadena ha comenzado este año, el de su 30 aniversario, conquistando el liderazgo absoluto en informativos por segundo año consecutivo. Para ser más exactos, «Antena 3 Noticias» es la única oferta que ha superado los dos millones de espectadores en la media de sus ediciones, con el 14,7% de cuota.

Santiago González, al mando de estos servicios informativos, piensa que la información no tiene secretos. Que el espectador es inteligente y detecta la profesionalidad, la seriedad, el dinamismo y la pluralidad. Y asegura que con esas claves tratan de montar todos los vídeos que, posteriormente, se emiten en una pantalla convertida en un espejo de la realidad donde reflejan todo cuanto acontece en el ámbito político, social, internacional, económico…

Esa transversalidad, combinada con las dosis necesarias de honestidad y rigor periodístico, ha permitido a Antena 3 ganarse la confianza de unos espectadores sagrados para la cadena.

La digitalización desarrollada durante estos 30 años ha revolucionado la manera de abordar las noticias, como si de un proceso de metamorfosis se tratara. Se ha impuesto el aquí y ahora. Así, si antaño se pensaba en dos ediciones, hoy en día se trabaja cada instante.

Al margen del irrefrenable mundo digital, en el que se respira a golpe de clic, la puesta en marcha de la televisión en abierto se produce a las 6 de la mañana, cuando se repasa la agenda del día y se resume la jornada anterior, gracias al trabajo realizado durante toda la noche en la redacción. Ello posibilita que Angie Rigueiro, Lorena García, Marina Monzón y María José Sáez puedan informar desde la madrugada. Hasta que, tres horas después, a las 9 en punto, arranca «Espejo Público».

Conducido por Susanna Griso y adscrito a estos servicios de Antena 3, sobre todo en su primera franja horaria, «Espejo Público» apuesta por contenidos informativos, como demuestran sus características tertulias y entrevistas. El magacín cerró el mes de abril como el mes más visto de su historia con un 14,5% de cuota y media de 637.000 espectadores. La mañana continúa y siempre hay alguien al otro lado de la pantalla. Esa imagen que te retiene, ese sonido que te acompaña. Ese número, el 3, que lleva 30 años en la parrilla informando sobre los principales acontecimientos del día.

Sin embargo, no es hasta las 15 horas cuando empieza «Antena 3 Noticias 1», presentado por Sandra Golpe, quien capitanea un equipo que comienza a trabajar a las 8 de la mañana para que todo esté a punto. Estos informativos encadenan 27 meses de liderazgo consecutivo durante la sobremesa, marcando distancias con sus competidores.

Son 45 minutos de intensa actualidad, una emisión que requiere horas y horas de trabajo. Porque cada detalle cuenta. Máxime en esta era de catástrofes en directo, en la que por momentos parece que podría nublarse el sol eternamente o secarse en un instante el mar, que diría el poeta.

Y esa instantaneidad, ese «gran hermano» que todo lo ve y lo escucha, obliga a tener una cámara y un micrófono siempre a mano. Ése es el ritmo frenético impregnado tanto en la redacción como en el plató de San Sebastián de los Reyes.

Ordenadores encendidos, teclados martilleados, teléfonos que no dejan de sonar, carreras que se suceden a lo largo y ancho de España para llegar a contar –en tiempo y forma– todo lo que pudiera llegar a resultar de interés para los ciudadanos. Nervios. Prisas. Tensión. Y, cómo no, satisfacción. Veneno periodístico en vena. La redacción bulle por la tarde para preparar el informativo del «prime time», «Antena 3 Noticias 2», dirigido y presentado por Vicente Vallés.

El objetivo, relata Santiago González, pasa por alcanzar el mayor número de espectadores, pero «no a cualquier precio».

Porque el fin no debe justificar unos medios imbuidos en una radical transformación, que ha obligado a que las escaletas sean maleables frente a las decisiones a tomar ininterrumpidamente.

El aumento del volumen de noticias lleva aparejado un incremento del riesgo a cometer errores. Por ello, la información emitida bajo el paraguas de Antena 3 Noticias se analiza con luz y taquígrafos. Y se trabaja, como materia prima que sigue siendo, con honestidad, capacidad de síntesis y mimo.

Una cuidada metodología que también se prolonga durante el fin de semana, cuando una pareja de periodistas tan consolidados en el panorama televisivo como Matías Prats y Mónica Carrillo ha cosechado una media de más de 2,5 millones de espectadores en abril, siendo los informativos más vistos del fin de semana.

Más allá de esas caras conocidas y esas voces familiares, los servicios informativos podrían concebirse como un engranaje en el que cada eslabón cumple su más que significativa función. Cada titular, entradilla, rótulo, plano… debe trabajarse con esmero para que el resultado sea el deseado. Y si la tensión se palpa prácticamente durante todo el día, cuando más se manifiesta es en la previa de la emisión.

Es el momento de máxima concentración en el que se congelan los rostros de los encargados de comprobar que los vídeos llegan a tiempo y que están bien editados, pese a resultar susceptibles de cambio ante cualquier noticia de última hora que puede trastocar todos los planes y obligar a volver a empezar.

La democratización de internet, la eclosión de las redes sociales, el boom de las «fake news»… Son muchos los frentes que se han abierto para los servicios informativos en estos 30 años. Pero en el periodismo no hay fórmulas mágicas. Y al trabajar en una marca que sirve de aval es necesario, con profesionalidad, extremar las precauciones para ganarse la confianza de unos espectadores tantas veces intoxicados por el exceso de información.

Sea como fuere, el responsable de los servicios informativos de Antena 3, Santiago González, no cree que esa «infoxicación» –que llaman algunos– pueda considerarse una amenaza. Frente a los ciudadanos con Twitter que presencien una noticia e informen sobre ella, por ejemplo, González sostiene que los medios deben elegir y canalizar bien esa información, hacer un trabajo de filtración y estar pendientes de lo que interesa al espectador. Y, a sabiendas de que los contenidos televisivos llegan a millones de personas, apela a la responsabilidad y al compromiso social de los auténticos profesionales.

Que el periodismo es el mejor oficio del mundo, como dijo Gabriel García Márquez, o que consiste en publicar lo que alguien no quiere que se publique, que se le atribuye a George Orwell; son dos frases muchas veces oídas pero llenas de significado. Y que quizás dejen las buenas noticias en un segundo plano o incluso hagan que ni siquiera se consideren noticia. En su ya larga vida, Antena 3 Noticias ha emitido cientos de miles de informaciones. Y si algunas de las malas parten el alma, entre todas las buenas Santiago González destacaría el fin de ETA.

El 25 de enero de 1990 comenzaron las emisiones de Antena 3 de la mano del periodista Miguel Ángel Nieto, encargado de dar la bienvenida a los espectadores a la primera cadena privada de televisión en España. En los inicios, seis estudios que ocupaban una superficie similar a la de un campo de fútbol permitían la grabación de series dramáticas de producción propia, pero actualmente las necesidades de la nueva programación han hecho que todo se reubique dentro de un mismo edificio. Y si antes el plató de informativos –hace 30 años era el más grande de Europa– estaba separado de la redacción, hoy en día se encuentra integrado para que la información fluya a raudales y derribe cualquier barrera que pudiera interponerse en su camino hacia el espectador.

Desde los primeros compases, los servicios informativos acapararon un importante protagonismo que ha terminado asentándolos como uno de los referentes en el país. Y con un estilo propio, basado en la profesionalidad, el rigor, el dinamismo, la tecnología, y la pluralidad. Atributos validados por las personas que cuando encienden la televisión para mantenerse al tanto de lo que ocurre a su alrededor pulsan un botón: el 3.