• 1

El venenoso y voraz pez león, avistado en Baleares

Un capitán de una embarcación de recreó comunicó el avistamiento de dos ejemplares en aguas del Parque Natural de ses Salines de Ibiza y Formentera. Se trata de una especie venenosa muy agresiva que causa un gran impacto en los ecosistemas y en la economía local por su voracidad

  • El venenoso y voraz pez león, avistado en Baleares

Tiempo de lectura 4 min.

25 de julio de 2016. 15:58h

Comentada
Belén Tobalina 25/7/2016

Hace 15 años se avistó el primer ejemplar de pez león, Pterois miles, en el Mediterráneo. En concreto en la bahía de Haifa, en Israel. Diez años después, esta especie originaria de los arrecifes que se está extendiendo a los océanos cálidos, se vio en la parte norte del Líbano y en Chipre, y el pasado mes de junio desde la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) confirmaban nuevos avistamientos en Turquía y Chipre. Por lo que era cuestión de tiempo que llegara a España. Aunque los científicos no esperaban que fuera tan pronto. Y es que esta semana el capitán de una embarcación de recreó, Luis Antonio Cogminno, comunicó a «Diario de Ibiza» del avistamiento de dos ejemplares de pez león en las aguas del Parque Natural de ses Salines de Ibiza y Formentera el pasado fin de semana, tal y como publicó el citado diario el pasado miércoles.

A la espera de que se confirme este hecho de forma oficial, el temor es notorio, ya que pondría en jaque a más del 70% de peces que habitan en las islas. Y es que esta especie, como ya alertó el doctor Carlos Jiménez, biólogo marino del Instituto de Chipre, «puede tener un fuerte impacto tanto en los ecosistemas como en la economía local», tal y como ya ha sucedido en Estados Unidos y el Caribe.

Esta especie invasora es altamente agresiva. Su voracidad parece no tener límite, lo que puede hacer que el crecimiento de algas se dispare al disminuir los peces que las toman como alimento lo que a su vez puede «atraer la llegada de nuevas especies invasoras al debilitar la fauna y la flora locales».

Económicamente, la presencia del pez león ha derivado en una reducción de las poblaciones de mero y otras especies de valor comercial, mermando las comunidades costeras que dependen de la pesca, recuerdan desde UICN.

Y es que esta especie territorial y solitaria es muy habilidosa dando caza a sus presas.

Pero no sólo merma los recursos pesqueros –peces, camarones y otros crustáceos–, el pez león, también conocido como pez escorpión, es una especie venenosa por lo que su presencia puede afectar al turismo náutico y de buceo.

Reacción alérgica

En caso de avistar un ejemplar de esta especie a rayas rojas y blancas y de aletas dorsales punzantes, a través de las cuales expulsa el veneno, lo mejor que se puede hacer es alejarse, ya que «una picadura suya puede causar reacciones alérgicas peligrosas», recuerdan desde UICN. Son extremadamente dolorosas y puede provocar náuseas y problemas respiratorios, aunque normalmente no es mortal.

Con el fin de acabar con su proliferación, en algunos países fuera del Mediterráneo están comercializando esta especie que vive unos 15 años de mediacomo comestible, además de como mascota de acuario.

Si finalmente ha venido para quedarse, una buena medida sería ésa, comerse a los invasores. Una opción: ceviche de pez león. Ahora bien, además de tener toxinas dañinas en sus espinas, también las tiene en sus vísceras, por lo que deben ser extraídas cuidadosamente para evitar la contaminación del resto de la carne que se va a consumir.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs