Actualidad

¿Qué es la artrogriposis, la enfermedad que tiene Mafalda, la hija Pablo Carbonell?

Se caracteriza por la existencia de contracturas congénitas que afectan a varias articulaciones del organismo y se asocia a anomalías de otros órganos como corazón, pulmón y riñón

Se caracteriza por la existencia de contracturas congénitas que afectan a varias articulaciones del organismo y se asocia a anomalías de otros órganos como corazón, pulmón y riñón

Publicidad

Malfada Carbonell tiene una de esas historias que se agarra en el corazón y lo zarandea con mucha fuerza. Su sueño siempre ha sido ser actriz y, a pesar de los baches que se ha ido encontrando en el camino, lo ha conseguido. Su sonrisa y su talento le abrieron las puertas de Disney Channel y, ahora, lo han vuelto a hacer con “Vivir dos veces”, la nueva película de María Ripoll. Junto a Inma Cuesta, dan vida a una madre y una hija que emprenden un viaje en busca del amor de juventud del abuelo, Emilio. El desparpajo con el que se ha enfrentado a ella y la frescura con la que mira a cámara poco dejan entrever que esta joven de 11 años se haya enfrentado a la artrogriposis múltiple congénita de frente.

Anoche relató su historia de superación en el “El Hormiguero”, donde le contó a Pablo Motos que la enfermedad ya forma parte del pasado. “No me acuerdo de nada”, le reconoció emocionada. Algo que se le notaba por la forma en que habló de ella. “Después de aquello, logré salir adelante”. Ésta es una síndrome que afecta a uno de cada 3.000 niños nacidos. De hecho, a lo largo de su vida, Mafalda ha entrado varias veces en el quirófano, gracias a las que no sólo puede caminar, sino también bailar, cantar y actuar. Así lo demostró también durante su paso por “Tu cara me suena mini”.

Publicidad

La artrogriposis múltiple congénita (AMC) no es una enfermedad en sí misma, sino un síndrome clínico que se da con poca frecuencia. Se caracteriza por la existencia de contracturas congénitas que afectan a varias articulaciones del organismo y se asocia en ocasiones a anomalías de otros órganos como corazón, pulmón y riñón. Las articulaciones del cuerpo están formadas por diversas estructuras: los extremos de los huesos, cartílago articular, ligamentos, etc. Todos estos componentes permiten un movimiento armónico de las extremidades, dependiendo de la forma que tengan. En el caso de los niños con AMC, las articulaciones desarrollan un tejido fibroso que las fija. No es, por tanto, que el feto presente una malformación en la época embrionaria, sino que se debe a una falta de movimiento. Dependiendo del momento en el que el bebé deje de moverse en el vientre materno, se verán afectadas unas estructuras u otras.

Publicidad

Entre las causas que hacen que se limite este movimiento se encuentran que los músculos no se desarrollen apropiadamente, trastornos musculares, por sufrir fiebre durante el embarazo y virus que podrían dañar las células que transmiten los impulsos nerviosos, una diminución de la cantidad del líquido amniótico, no se forman correctamente el sistema central nervioso y la médula espinal... No hay que perder de vista que en la mayoría de los casos, no es una condición genética y no se presenta repetidamente en una familia. Solamente en el 30% de los casos puede identificarse una causa genética. El riesgo en estos casos va a depender del tipo de problema genético.