Los beneficios del yoga en los niños

El yoga está de moda, eso es indudable. Por algo será, ¿no? El caso es que tiene muchos beneficios, también para los niños. Ya hay incluso apps para el móvil para que tus hijos puedan practicar en casa. ¿por qué se ha hecho tan popular?

La coordinación, la confianza, la autoestima... son algunas de las cualidades que se desarrollan a temprana edad y que hay que potenciar en los niños. El yoga es un buen medio para hacerlo, como lo es en general la práctica de cualquier deporte.

El yoga no es sólo estiramiento. Hay diferentes tipos de yoga y diferentes intensidades, pero todas aportan muchos beneficios para los niños, tanto físicos como psicológicos ¿queréis más detalle? ¡Ahí va!

Beneficios físicos:

- desarrolla una buena postura

- le ayuda a relajarse y a conciliar mejor el sueño

- aumenta su flexibilidad

- mejora la coordinación y el equilibrio

- fortalece su cuerpo

- mejora su movilidad articular

- mejora la canalización de su energía física

- trabaja los aparatos respiratorio y circulatorio, aprendiendo a respirar de forma correcta y estimula la circulacíón sanguínea.

- evita lesiones deportivas

Beneficios emocionales:

- mejora la capacidad de concentración

- mejora su confianza y autoestima

- potencia su expresividad y su capacidad de relacionarse con los demás.

libera las ansiedades del día a día, reduciendo así su estrés

- impulsan valores como el respeto y la tolerancia

- mejora la memoria

Los expertos dicen que la edad recomendada para que un niño se inicie en el yoga son los 4 años. Cuando el niño es pequeño las clases de yoga son más lúdicas, incorporando cuentos en los que el niño tiene que adoptar la postura de algún animal, por ejemplo. Para los niños de más de 8 años el yoga es muy útil a la hora de aplacar su mal humor y equilibrar su sistema hormonal (haciendo especial hincapié en la relajación y la respiración).

Es un hábito muy interesante que además podemos practicar en casa, de vacaciones, solos o en familia.