Actualidad

Todo Bordado

Cuando hace varios años mi amiga Isabel hizo los cursos de Lesage con la casa Chanel me resultaba algo realmente impresionante, y me recordó a los difícil que era bordar bien en las clases de costura del colegio y a mi abuela bordando letras y haciendo nidos de abeja.

Publicidad

Me ha sorprendido que personas que pasamos el tiempo viendo social media, publicaciones, tiendas vintage y desfiles estemos ahora buscando bordados o lo que llaman "arte del bordados"como locos.

Podemos echarle la culpa de todo esto a Gucci, con su estética de abuelita galmourosa, o a Valentino por sus vestidos de organza con delicados bordados, pero lo cierto es que mi armario está lleno de prendas bordadas que he ido almacenando a lo largo de los años.

Publicidad

La nostalgia podría ser la culpable pero aumenta claramente un deseo por las cosas únicas en las redes, esenciales y por la compra responsable.

Publicidad

Me alegra que muchas disciplinas artesanales que tienen historia estén volviendo. En una época en la que hasta lo más personal incluidas las citas se hacen por teléfono, hay algo anacrónico envuelto en los bordados. Requieren manos, tacto y atención por esto resultan únicos e irremplazables..........y esto es lo que hace sentir a la persona especial.

Mirar estas webs que os van a gustar Isabel Montesinos y Daniel Cough