Castilla y León

Frente común para exigir a Bruselas fondos para la transición energética

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, espera que el Gobierno central no traslade a España «aquello de lo que nos quejamos fuera»

La unión hace la fuerza. Eso es lo que han debido pensar el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y los responsables políticos de Asturias y Aragón que ayer decidieron formar un frente común para exigir en la Unión Europea más fondos para poder llevar a cabo una transición energética justa.

Así lo destacó el también consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, tras asistir al pleno inaugural del Comité de las Regiones europeo, donde planteó que «las tres comunidades consideramos que los criterios de reparto de dinero deben matizarse para que lleguen a aquellos que más lo necesitan».

Castilla y León inició su actividad institucional de este modo en el mandato 2020-2025, en el que la Junta buscará trasladar nuevamente «la consideración del reto demográfico como uno de los mayores retos para Europa, un reto que afecta a nuestra Comunidad -por el envejecimiento y la dispersión- y a regiones que son poco sostenibles desde el punto de vista financiero y político y que además cuentan con poco peso; balanza que se puede reequilibrar con el impulso del Comité de las Regiones».

«Esperamos que el Gobierno central no caiga en los mismos errores para la asignación de fondos dentro de nuestro país; que de aquello de lo que nos quejamos fuera no se traslade posteriormente al reparto en España», defendió Igea.

Además, explicó que precisamente uno de los puntos clave en los que se ha estado trabajando es el de los criterios de reparto del futuro fondo de transición del Pacto Verde europeo. «Es verdad que hemos tenido que hacer algunas concesiones y queremos matizarlas», especificó el vicepresidente respecto a la preocupación del Gobierno de Sánchez por que el Fondo de Transición presentado por la Comisión Europea para alcanzar la neutralidad de emisiones de CO2 en 2050 no sea justo con el país.

Asimismo, sostuvo que la despoblación de ciertas zonas del viejo continente «se debe no solo al envejecimiento», sino que también afectan «otros fenómenos como la dispersión o el poco peso financiero de esos territorios».