Mascarillas protectoras hasta el último rincón de Valladolid

Medio centenar de jóvenes del movimiento Maker-Clone Wars las fabrican y las llevan a pequeños municipios de la provincia

Mascarillas que están fabricando el colectivo Maker-Clone Wars para su reparto en los pueblos de Valladolid
Mascarillas que están fabricando el colectivo Maker-Clone Wars para su reparto en los pueblos de ValladolidLa Razón

Un acto de solidaridad desinteresado más. Se trata del movimiento Maker-Clone Wars Valladolid, del que forman parte medio centenar de personas, que se han unido para colaborar con su impresora 3D en la fabricación de mascarillas y hacerlas llegar a los lugares de la provincia vallisoletana más lejanos de la capital y con mucha demanda.

En los últimos días integrantes de este movimiento se han desplazado hasta pueblos como Villabarba, Wamba, Íscar, Tudela de Duero o Peñaflor, para entregar a sus vecinos esta protección, que está “siendo muy demandada” por los alcaldes de este municipios, como indica a este periódico uno de sus representantes Guillermo Quiroga.

“No somos ni los originales, ni los primeros por que somos muchos en España haciendo esto”, indica Quiroga que señala hasta la fecha han fabricado alrededor de 4.800 de las que ya han entregado unas 4.500, tanto a nivel local como provincial en distintas dependencias.

Mascarillas que están fabricando el colectivo Clone Wars para su reparto en los pueblos de Valladolid
Mascarillas que están fabricando el colectivo Clone Wars para su reparto en los pueblos de ValladolidLa Razón

El reparto debido a la cuarentena lo están realizando de distintas maneras. Algunos, debido a la cuarentena, las dejan en distintos establecimientos del barrio, pero la gran mayoría se ceden a través de un listado online, donde la gente se apunta como residencias de mayores en pequeños pueblos, a través, de llamadas de los alcaldes donde están ubicadas. “Nuestra movilidad es reducida, pero llegamos donde podemos”, indica.

Al principio también repartían en centros de salud próximos, pero debido a las restricciones por la homologación de las mascarillas lo han dejado de de hacer, pero ahora se han centrado más en los pueblos “por que son los últimos de la lista, con la población envejecida que tienen y hasta allí nos estamos acercando”.

“Nos están llamando muchos alcaldes que al conocer lo que estamos haciendo preguntan por la posibilidad de que sí les podemos llevar a sus pueblos. Y es lo que estamos haciendo”, señala Quiroga, que “vamos a seguir llevándolas hasta donde nos dejen, hasta que Sanidad no nos ponga trabas, y diga que ya tienen el suficiente material homologado. Esto es voluntario”, quien confirma también que la Policía y la Guardia Civil se están “portando estupendamente” y cuando les ven les animan en esta tarea solidaria.