Los recolectores esperan la llegada de las lluvias para que arranque la campaña micológica en octubre

Los bosques de Castilla y León albergan humedad pero necesitan más agua

La campaña micológica de otoño en Castilla y León, la más importante en términos de producción del año, no ha arrancado de momento y los recolectores esperan a las anunciadas lluvias por la Agencia Estatal de Meteorología para la próxima semana. Si la previsión de agua se cumple, y dado que los bosques de la Comunidad cuentan con humedad suficiente por las lluvias de agosto, la campaña podría arrancar a finales de septiembre o principios de octubre.

El técnico de proyectos del área de micología de la Fundación del Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria (Cesefor) Castilla y León, José Miguel Altelarrea, señala que, si bien es cierto que existe cierta humedad en los bosques por las lluvias de agosto, debe llover en septiembre para que la campaña arranque. “Parece que va a llover en la parte occidental de la Comunidad y es probable que llegue al interior. Parece que entra una Dana y podemos ser optimistas, pero, de momento, la campaña no ha arrancado y hay que esperar que llueva”, informa Ical.

Asimismo, destaca que, a pesar de que no ha arrancado la campaña, "siempre hay zonas en las que fructifican de forma episódica ejemplares típicos de otoño (níscalos, amanitas, boletus y seta de cardo), ya que acumulan en mayor medida el agua de lluvia o bien porque la tormenta se ha concentrado en esa zona.

“Es cierto que las lluvias de agosto influyen pero las de septiembre son imprescindibles para tener una buena campaña. Además, también influye las temperaturas, que no deben bajar de forma fuerte y no se deben prolongar. A día de hoy lo importante es que llueva”, añade, para adelantar que es difícil pronosticar el momento exacto de inicio de campaña.

El director técnico Montes de Soria, José Antonio Vega, coincide con Altalarrea en que la campaña es incipiente, ya que en algunos bosques puede haber “alguna producción puntual”. “Es crucial las lluvias de estas primeras semanas de septiembre porque va a marcar tanto la bondad de la temporada, es cuanto a producción y la anticipación de la misma. Si hubiera llovido en los primeros 15 días de septiembre tendríamos a principios de octubre una buena campaña. Si esto se retrasa tendremos que esperar al puente del Pilar, algo que ocurre en los últimos años”, calcula.

Asimismo, destaca que algunos ayuntamientos que conforman la Asociación Montes de Soria han planteado la celebración de jornadas micológicas, que “deberán ajustarse a la normativa COVID en cuanto a distancias de seguridad, medidas higiénicas y uso de mascarilla obligatoria”.

El director técnico significa que la recolección de setas es viable, ya que hay un distanciamiento claro entre personas y una actividad al aire libre. “Todos entendemos que la recolección no debe estar comprometida por el COVID-19 siempre y cuando la evolución de la pandemia sea como hasta la fecha”, apostilla, para recalcar, no obstante, que si los recolectores van en grupo y no son convivientes tienen que desplazarse con mascarilla en el coche, y los micoturistas que realicen visitas guiadas deberán también ceñirse a la normativa vigente.