El Consejo del Diálogo Social de Castilla y León avanza en el Plan de Choque por el Empleo

El presidente Alfonso Fernández Mañueco invita a los agentes económicos a realizar aportaciones para diseñar medidas efectivas, que favorezcan la reactivación productiva, el mantenimiento de puestos de trabajo y la protección social

El Consejo del Diálogo Social de Castilla y León avanza en el Plan de Choque por el Empleo. Ésta es la principal conclusión que se puede sacar del encuentro celebrado en Valladolid por los representantes de la Junta y de los agentes económicos y sociales de la Comunidad.

Esta estrategia articulará una batería de medidas con el objetivo de estimular la actividad productiva, incentivar el crecimiento económico, favorecer el mantenimiento y la creación de puestos de trabajo y garantizar la protección social en la Comunidad.

Este Plan se sumará a las políticas activas de empleo, así como a los recursos aportados por otros departamentos del Ejecutivo a través de apoyos, ayudas y proyectos encaminados también a la reactivación de la economía.

La elaboración de esta iniciativa de choque constituye uno de los compromisos adquiridos por el Gobierno autonómico dentro del punto 25 del Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social en Castilla y León, suscrito el 17 de junio por la Junta y cinco fuerzas políticas con representación parlamentaria –PSOE, PP Ciudadanos, Podemos y Por Ávila–.

El presidente Alfonso Fernández Mañueco, que estuvo acompañado por la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, invitó a la patronal y a los sindicatos a compartir sus ideas y aportaciones con el reto de construir un plan de choque por el empleo sólido, que sea capaz de dar una respuesta ágil y efectiva a los desafíos que plantea el escenario económico y laboral actual, que es incierto y complejo. Asimismo, manifestó su convicción de que el diálogo y el acuerdo son herramientas muy valiosas, particularmente en estos tiempos de dificultades.

En el transcurso del encuentro, el jefe del Ejecutivo autonómico se refirió a las líneas estratégicas que propone la Junta para la confección de este plan, que debe dirigirse prioritariamente a aquellos sectores y colectivos que más están sufriendo el impacto de la emergencia sanitaria –tales como la hostelería, el turismo, el comercio o la cultura–, sin olvidar la atención a otras necesidades comunes del tejido productivo y los trabajadores.

Así, en la negociación del Plan del Choque por el Empleo se abordará el estudio y la elaboración de programas de ayudas a empresas –como las planteadas para financiar las cotizaciones de empleados que salgan de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), o las orientadas a garantizar la máxima seguridad y protección de la salud en los centros productivos y a trabajadores, como los incentivos para la protección de personas afectadas por Expedientes de Regulación de Empleo (ERTEs) por causas organizativas, técnicas o de producción, o para colectivos especialmente vulnerables, como los mayores de 55 años-. También se está planteando la inclusión de líneas de financiación a empresas y el impulso de un plan financiero con medidas para dar liquidez a los sectores más afectados.

Mesas de trabajo

Además los miembros del Consejo del Diálogo Social han acordado iniciar la negociación antes de fin de año en  cuatro mesas para trabajar en la III Estrategia Integrada de Empleo, dependencia, IV Acuerdo Marco de Competitividad Industrial y para la Transición Justa para el Cambio Climático. Entre otras cuestiones también se ha abordado la participación del Diálogo Social en los fondos europeos de reconstrucción.

Agentes económicos y sociales

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, defendió, en declaraciones a la Agencia Efe, que el “diálogo no es imponer”, sino que “es ceder”, en referencia al intento del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de “que se encauce” el conflicto existente entre los agentes sociales y la Consejería de Empleo e Industria.

Además, lamentó que el Gobierno regional mantenga “sus criterios y su visión” sobre el intento de incorporar a nuevos interlocutores a este foro de agentes sociales, por lo que “habrá que negociar”, pero con la idea de que la ley “ampara” a los sindicatos y la patronal.

“Estamos un poco preplejos”, reconoció Aparicio, convencido de que un modelo de trabajo como el realizado en el Diálogo Social de Castilla y León, que es “ejemplar para el mundo”, exista esta “pérdida de confianza” en las relaciones de sus principales interlocutores, en referencia a la Consejería de Empleo e Industria respecto

En la misma línea el secretario regional de Comisiones Obreras (CC OO), Vicente Andrés, criticó que Fernández Mañueco esté “distanciado” y trabaje con “distanciamiento” respecto al Diálogo Social, al no intervenir como máximo dirigente del Ejecutivo en la gestión de las discrepancias surgidas con la Consejería de Empleo e Industria.

Además, mostró su “cierta preocupación” ante la posición mantenida por el presidente, al aludir al Gobierno de coalición para remitir a Ciudadanos, con la consejera Ana Carlota Amigo, como competente para acometer con sindicatos y patronal las discrepancias que han surgido en los últimos meses por el intento de incorporar a nuevos interlocutores al Diálogo Social.

Por último, el secretario general de la UGT de Castilla y León, Faustino Temprano, reconoció que la reunión de esha supuesto un avance en el Plan de choque por el empleo que tendrá que estar acordado en un plazo de quince días. Asimismo, aseguró que los sindicatos y la patronal han puesto de manifiesto la conveniencia de que participen de los criterios para repartir los fondos procedentes de la Unión Europea (UE) destinado a apoyar la recuperación económica ante la crisis ocasionada por la pandemia.