Los médicos se unen a la oposición para exigir a la Junta que dé marcha atrás al decreto de los sanitarios

El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos, José Luis Villarig, carga duramente contra Verónica Casado y pide a Fernández Mañueco que la cese “por prepotente e incompetente”

El secretario general del PSCyL y portavoz en las Cortes, Luis Tudanca, y el presidente del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig, analizan la situación sanitaria y de los profesionales de la sanidad pública de la ComunidadLeticia PérezIcal

El decreto aprobado este sábado por el Gobierno autonómico para adaptar los derechos de los profesionales sanitarios de Sacyl a la nueva situación provocada por la pandemia, por el que se condicionan derechos como vacaciones, guardias o descansos, ha generado una ola de críticas y de rechazo entre los sindicatos y la oposición, principalmente desde el PSOE y Podemos, quienes ya han pedido las dimisiones del presidente Fernández Mañueco, del vicepresidente Francisco Igea y de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, si no dan marcha atrás a esta normativa.

Si bien, este lunes se han sumado a este creciente malestar que ha provocado el decreto los médicos de Castilla y León, a través del presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de la Comunidad, José Luis Villarig, quien ha cargado duramente contra esta medida que ha focalizado principalmente en la consejera Verónica Casado, a quien ha llamado “prepotente" e “incompetente” en la gestión de esta crisis sanitaria.

Villarig se expresaba así después de reunirse con el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, para analizar la situación, y para exigir a la Junta una “rectificación inmediata” por el decreto publicado este sábado “que altera los derechos de los sanitarios y que es una agresión a todos los profesionales”, en palabras de ambos.

Durante el encuentro, socialistas y médicos han acordado un documento de análisis de la situación sanitaria en la Comunidad y las medidas requeridas, además de exigir también responsabilidades a la Junta de Castilla y León, con peticiones de dimisiones y ceses.

Es más, Tudanca advertía de que si la Junta no retira el “decretazo” tendrán que “marcharse” y “no podrán seguir ni un minuto más” al frente del Gobierno de la Comunidad. “Pasarán a la historia negra de Castilla y León”, apuntaba el dirigente del partido del puño y la rosa, mientras que Villarig instaba al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, “responsable último de la situación”, a que “cese de forma inmediata” a la titular de Sanidad, Verónica Casado.

”Casado tiene una actitud de máxima prepotencia y de incompetencia de gestión importante y no tiene talante, ni empatía y no la tiene ahora y no la tendrá nunca con grupos como la Atención Primaria rural o los hospitales”, aseguraba el presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos para quien Casado “no lo está haciendo ni medianamente bien”.

“El decreto es una agresión total a los sanitarios, tanto los diferentes decretos autonómicos presentados en esta línea como el decreto nacional de marzo que ha llevado a la huelga a estos profesionales y por el que ha pedido también el cese del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón", explicaba Villarig, quien reconocía la dificultad de la situación, pero pedía que, al menos, los problemas se traten de solucionar “consensuando y dialogando y no mediante imposiciones”.

El secretario regional de Podemos, Pablo Fernández, atiende a la prensaLeticia PérezIcal

Podemos pide dimisiones también

El secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, ha pedido también este lunes la dimisión de Alfonso Fernández Mañueco, Francisco Igea y Verónica Casado por haber “recortado derechos laborales de los profesionales sanitarios de forma tan miserable” con el decreto de reordenación sanitario. En rueda de prensa, Fernández considera que el decreto es “abyecto, deleznable, infame, indecente y abominable”.

También criticaba que se haya realizado en plena negociación con los sindicatos en la mesa sectorial de Sanidad para que “no se recortase ningún derecho de forma tan lamentable y patética”, y denuciaba que la Junta lo ha llevado a cabo “sin contar con nadie”, "Es una tropelía que pasará a la historia de la infamia de esta tierra”, apuntaba.

Los sindicatos, se plantan

Por otra parte, los seis sindicatos sanitarios (CSIF, Satse, CSM, CCOO, UGT y USAE ) que participan en la mesa sectorial de Sanidad han pedido este lunes a la Consejería de Sanidad la retirada del decreto del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, del pasado sábado, que “recorta los derechos de los trabajadores”, como condición “para seguir negociando”.

Tras varios recesos en la reunión telemática de la mesa de este lunes, los sindicatos han acordado por unanimidad pedir que se retire el decreto o no seguirán negociando ya que entienden que es “una tomadura de pelo” que “corta” los avances alcanzados en los diez días que llevan negociando, explica la responsable autonómica de SATSE, Mercedes Gago, en declaraciones recogidas por Efe.

Los sindicatos lamentan que con ese decreto, que recoge la adaptación de los derechos de los trabajadores sanitarios a la situación epidemiológica, el presidente de la Junta “ha demostrado de nuevo su inquina contra gran parte de los empleados públicos de Castilla y León”.

Sanidad mantiene abierta la puerta de la negociación

La Consejería de Sanidad, por su parte, mantiene abierta la puerta para culminar la negociación abierta con los sindicatos presentes en la Mesa Sectorial sobre la reordenación del personal sanitario ante las necesidades extraordinarias marcadas por la pandemia de la covid, proceso que se hará a través de las correspondientes órdenes que desarrollen el Decreto 2/20 de 12 de noviembre, una norma que es sólo un marco legal, nunca un obstáculo, diseñado para habilitar a la Gerencia Regional de Salud a mantener esa negociación.

Sanidad recuerda que la propuesta defendida este lunes en la Mesa Sectorial es la misma que la de la semana pasada, y que no se ha variado nada de lo hablado antes de la publicación del mencionado Decreto, ya que el objetivo de la Consejería de Sanidad es seguir negociando en las mismas condiciones previas,  es decir, confluir en la defensa de la salud de la población manteniendo el equilibrio necesario y obligatorio con los derechos adquiridos por los profesionales de Sacyl.

En este contexto de puertas abiertas a la negociación, Sanidad recuerda que normas muy similares a la que se quiere poner en marcha en Castilla y León ya han sido acordadas en otras regiones, como son Cataluña, Andalucía, La Rioja, Aragón y Asturias.

Documento sobre la situación actual de la Sanidad

Por otro lado, José Luis Díaz-Villarig avanzaba que mantendrá una serie de encuentros con todos los grupos políticos con representación en las Cortes, que ha comenzado este lunes con el Socialista, y que pretende reunirse con el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, o con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, algo de lo que duda, ya que “llevan sin atender a nuestras llamadas y correos más de siete meses”, decía.

En cuanto al documento de análisis sobre la situación actual de la Sanidad en la Comunidad, los socialistas y los médicos piden reforzar la Atención Primaria, las zonas de difícil cobertura o los incentivos y derechos de los profesionales sanitarios. Entre los problemas identificados se encuentra la “carencia de profesionales” del Sacyl, que han achacado a un problema “estructural” agravado por la coyuntura actual de la pandemia, para lo que han propuesto ofertar contratos largos y con condiciones ventajosas con mejoras de salarios para hacer más atractivos los puestos de la Comunidad, "ya que algunos quedan desiertos porque no interesan a los sanitarios, explicaba Díaz Villarig.

El secretario general del Partido Socialista de Castilla y León, Luis Tudanca, se reúne con el presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz VillarigCAMPILLOIcal

En cuanto a las zonas de difícil cobertura, que han estimado que pueden afectar a un millón de habitantes, las dos organizaciones acuerdan desarrollar un decreto con la delimitación de estas zonas y, en función de él, establecer incentivos y otra serie de mecanismos orientados a cubrir esas plazas en zonas estratégicas de la Comunidad.

Finalmente, pide la “reinstauración” de la jornada de 35 horas, el incremento de plazas asistenciales, la carrera profesional, la eliminación de los puestos de libre designación, la vuelta de la atención presencial en consultorios o la reorganización sociosanitaria, entre otras.

El PP, sobre las críticas: "Es una cuestión política, no sanitaria”

En el PP han salido este lunes a defender el decreto y poner en entredicho las críticas de la oposición y de los sindicatos al mismo que consideran una cuestión política y no sanitaria. “En el PP no vamos a entrar en este tema que no es más que una cuestión política ya que, además nuestro objetivo es reforzar la lucha contra la pandemia”, apunta el también vicepresidente de las Cortes, quien explica que se trata de un marco general y un “paso previo” para que Sanidad “pueda acordar con los sindicatos estas medidas imprescindibles, que en primer lugar, afecta al personal sanitario”, apuntaba el secretario regional del PP, Francisco Vázquez, quien que tanto el Ministerio de Sanidad como el Gobierno socialista de Aragón dieron luz verde a sendos decretos con medidas muy similares "que no suscitaron el rechazo ni se pidió la dimisión de nadie.