Una “respuesta urgente” a las necesidades de las personas con discapacidad

Plena Inclusión detecta un “déficit” de plazas en el medio rural para este colectivo

Luis Fuentes durante su encuentro con el presidente de Plena Inclusión Castilla y León, Juan Pablo Torres
Luis Fuentes durante su encuentro con el presidente de Plena Inclusión Castilla y León, Juan Pablo TorresCortescyl

Una “respuesta urgente” a las necesidades de las personas con discapacidad. Es lo que ha reclamado el presidente de las Cortes regionales, Luis Fuentes, durante un encuentro con el presidente de Plena Inclusión Castilla y León, Juan Pablo Torres, donde han evaluado el proyecto “Dependencia y Medio Rural”, que comenzó su andadura hace un año con el fin de desarrollar una cartera de servicios en el medio rural para favorecer la igualdad de oportunidades de las personas dependientes.

“Nadie debe quedarse atrás”, ha asegurado Fuentes apostando por la puesta en marcha de medidas para determinados colectivos para que “no se vean obligados a abandonar su hogar para buscar servicios en poblaciones de mayor tamaño. En este sentido ha recordado el apoyo de la Fundación a este proyecto, con el que esta entidad colabora con una aportación de 70.000 euros con el objetivo de favorecer una cartera de servicios en pequeñas localidades, destinados a personas dependientes, y donde se busca dinamizar las zonas rurales y favorecer la igualdad oportunidades.

Por su parte, Juan Pablo Torres, ha señalado que “los apoyos personalizados, viva donde viva la persona dependiente y trabajar su proyecto de vida es nuestro modelo de trabajo que deseamos que se impulse en toda la Comunidad”.

Según el informe presentado en la jornada de hoy el número de plazas es ligeramente inferior a la población de la Comunidad (53,5 por ciento frente al 57 por ciento de la población y en cuanto a las viviendas, se observa una situación de desventaja en las zonas rurales en comparación con las capitales de provincia.

El informe también alerta de que existe un déficit de atención de plazas en las zonas rurales respecto al ideal en el caso de los centros de día y de las viviendas, y sería necesario un incremento en el número de viviendas y de alternativas de atención diurna para cubrir las necesidades de este segmento de población rural.

En cuanto a las personas mayores, existe una dotación suficiente de plazas en residencias para personas mayores, que además se corresponde con la participación de la población rural en el total, mientras que las residencias para personas mayores situadas en el ámbito rural son más pequeñas. Por último, para cubrir las necesidades de las personas mayores de 75 años que viven en su domicilio, serán necesarios implementar 20.206 Apoyos en Casa en las zonas rurales de la Comunidad.