Lotería de Navidad

El “Gordo” de Navidad en forma de AVE

Los castellanos y leoneses hace 14 años fueron los más afortunados con la llegada de la Alta Velocidad Ferroviaria a la Comunidad

Las autoridades junto al primer AVE de la línea Madrid-Valladolid
Las autoridades junto al primer AVE de la línea Madrid-Valladolid FOTO: Ical

Corrían las 11,25 horas del 22 de diciembre de 2007 cuando el “Gordo” de Navidad en forma de AVE tocaba en Valladolid. No era una lluvía de millones, sino era la inclusión de Castilla y León en la Alta Velocidad Ferroviaria. Mientras que la mayoría de españolas tenían puesta la mirada en los Niños de San Ildefonso, los vallisoletanos se agolpaban a las puertas de la Estación “Campo Grande” de la capital para ser espectadores de una de las noticias más esperadas de la década, la llegada del primer tren AVE, en la línea Madrid-Valladolid.

Llegada del primer AVE a Valladolid
Llegada del primer AVE a Valladolid FOTO: Ical

El presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó ese primer trayecto acompañado de la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez; el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el de ADIF, Antonio González, y el de Renfe, José Salgueiro.

Todo hacía indicar que la “gallina de los huevos de oro” iba a resolver muchos de los problemas económicos que se vivían en ese momento, y, sobre todo, la llegada del AVE iba a permtir dar una solución al tema de la despoblación, ya que se pensaba que mucha gente que trabajaba en Madrid iba a instalarse en Valladolid o en Segovia, ya que poco más de una hora separaba ambas capitales. El tiempo no ha dado la razón a los representantes políticos, ya que aunque son muchos los castellanos y leoneses los que residen en la Comunidad y trabajan en Madrid, no la cifra no se acerca a lo esperado. Pero esto es más cosa del presente, y vamos a seguir contando ese día histórico.

Ese 22 de diciembre de 2007 José Luis Rodríguez Zapatero destacó que la inauguración del AVE Madrid-Valladolid sitúa a Castilla y León a la cabeza del desarrollo y supondrá “un revulsivo para mantener y recuperar la población que hemos perdido”.

“Hoy se pone el contador a cero”, añadió, y recordó sus orígenes vallisoletanos al dirigirse a sus “paisanos”, para reiterar que la Comunidad se encuentra ante una oportunidad histórica de desarrollo.

Castilla y León, “una tierra que ha perdido población y ha tenido problemas para su desarrollo”, se enfrenta ahora a “un salto merecido”, declaró Rodríguez Zapatero destacó que la autonomía cada vez refleja un “mayor dinamismo” y puede presumir de su “patrimonio milenario” y su “efervescencia creativa”. “Ya hemos llegado y pronto llegaremos a muchas otras partes”, destacó el presidente.

Los presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Juan Vicente Herrera y la ministra Magdalena Álvarez
Los presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Juan Vicente Herrera y la ministra Magdalena Álvarez FOTO: Ical

Según afirmó, la alta velocidad “es la imagen de la vanguardia de España”. “En sólo tres años”, añadió, “seremos el país del mundo con más kilómetros de vías de alta velocidad; esto nos sitúa no en primera línea sino en el vagón de cabecera”.

Una realidad posible, resaltó el presidente del Gobierno, gracias a la buena marcha de la economía española. Citó como ejemplo que los 4.500 millones de euros que ha costado en total la obra suponen “sólo una quinta parte del superávit reflejado por las cuentas españolas el año pasado”. Siguiendo esta línea optimista, Rodríguez Zapatero indicó que el Ejecutivo central “podría hacer cinco obras de esta envergadura”. “Estamos asistiendo a una de las transformaciones más importantes que ha vivido España”, resaltó.

La línea AVE entre Madrid-Valladolid que definió como “histórica” y “colosal”, beneficiará “al 30 por ciento de la población y de la superficie de España”, al permitir acortar los tiempos no sólo a Segovia y a Valladolid, sino a todas las capitales del noroeste y la cornisa cantábrica.

En la misma línea, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, apeló a la necesidad de poner en marcha iniciativas privadas que aprovechen las oportunidades económicas que supone la llegada de la alta velocidad a la Comunidad.

El jefe del Ejecutivo autonómico calificó de “día trascendental” la jornada y recordó que la alta velocidad llega a Segovia y a Castilla y León de la mano de la iniciativa pública, pero matizó que dependerá de la capacidad de la iniciativa privada el que la alta velocidad llegue, y no que la alta velocidad pase, que son verbos muy diferentes”. “Siempre hemos reivindicado y perseguido las infraestructuras porque son el motor de desarrollo, porque son condición necesaria para el progreso, pero debemos recordar que lo son, pero no son suficientes”, afirmó.

Especialmente satisfechos se encontraban los alcaldes de las capitales a las que llegaba el AVE. El vallisoletano Francisco Javier León de la Riva, aseguró que e“es un día histórico para la ciudad”. “Es algo parecido a lo que supuso la llegada del tren a mediados del siglo XIX”, añadió el primer edil vallisoletano. Sin embargo, recurrió al dicho de “lo cortés no quita lo valiente” para desmentir a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, quien en su discurso había felicitado al alcalde por haber priorizado la llegada del tren al soterramiento.

Numerosos vallisoletanos esperaban la llegada del AVE a Valladolid
Numerosos vallisoletanos esperaban la llegada del AVE a Valladolid FOTO: Ical

Asimismo, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, no dudó en calificar de “uno de los días más agradables de esta legislatura” y de fecha memorable la de la llegada del AVE a la ciudad. Al respecto, subrayó que habrá “un antes y un después” con esta nueva infraestructura, y avanzó que la situación de Segovia cambiará “una vez que estamos comunicados de forma mucho más ágil y rápida con Madrid y con el norte de la península”.

Además se sinceró diciendo que se sentía “emocionado” y que por ello no había podido dormir con la tranquilidad que lo hace habitualmente.

Catorce años después ese sueño se ha ido diluyendo. Y es que, la crisis económica que surgió un año después provocó que la Alta Velocidad Ferroviaria en Castilla y León no haya ido “tan rápida” como se había pensado, y aún no todas las provincias estén conectadas. Incluso hace pocas horas se ponía en marcha el último tramo entre Zamora y Galicia.

Además, los usuarios de AVE en Castilla y León siguen alzando la voz para mostrar sus reivindicaciones, entre las que destacan “la flexibilidad en la caducidad de los abonos se convierta en una medida de carácter fija, abandonando la gratuidad y graciable”.

En este sentido recuerdan en la propuesta ha sido prorrogada en dos ocasiones y que es “muy necesaria” dada “la repercusión directa en la economía de los castellanos y leoneses y lo necesario que se hace para el nuevo modelo de movilidad de teletrabajo”. Además añaden que “tiene impacto sobre las comunidades de Castilla y León, Castilla- La Mancha, Andalucía, Aragón y Cataluña”.