La mejoría del tiempo, un factor clave para apagar el incendio de Zamora, el mayor de la historia de España

El fuego acaba con casi 35.000 hectáreas

Vista general de los daños producidos por el incendio en Otero de Bodas (Zamora), en la sierra de la Culebra
Vista general de los daños producidos por el incendio en Otero de Bodas (Zamora), en la sierra de la Culebra FOTO: Mariam A. Montesinos EFE

La bajada de temperaturas de las últimas horas se ha convertido en un factor clave para que el mayor incendio forestal de la historia de España, desde que hay registros, el de la Sierra de la Culebra, en Zamora, se haya podido estabilizar, tras acabar con casi 35.000 hectáreas arrasadas por el fuego.

Las condiciones favorables se han repetido por segunda noche consecutiva y eso hace que el incendio, aunque activo, esté estabilizado y sin llama, según han informado fuentes del operativo de extinción.

Para refrescar la zona y evitar reproducciones siguen actuando un gran número de medios, tanto de la Junta de Castilla y León, como del Ministerio de Medio Ambiente, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y las Comunidades Autónomas de Madrid, Cantabria y Galicia.

Este lunes 20 de junio por la mañana los medios aéreos han regresado al incendio ya que “aunque no hay llama el trabajo continúa”, según ha puesto de relieve la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

El fuego ha arrasado, según las estimaciones realizadas el domingo a última hora de la tarde, en función de las imágenes del helicóptero de coordinación de la extinción, un total de 34.799,3 hectáreas, de las que casi la mitad serían superficie forestal arbolada, con un perímetro que se extiende a lo largo de 120,88 kilómetros, informa Efe.

El incendio, que se declaró el pasado miércoles 15 de junio a última hora de la tarde por los rayos de una tormenta seca con varios focos de inicio simultáneos, obligó a evacuar a más de 1.250 personas de una veintena de localidades, que fueron trasladadas a pabellones deportivos lejos del fuego en los que pasaron la noche hasta que pasó el peligro.

Además, durante las labores de extinción un trabajador de un retén de maquinaria resultó herido con quemaduras en las manos. El fuego ha afectado principalmente a la Sierra de la Culebra, un enclave medioambiental que forma parte de la reserva de la biosfera Meseta Ibérica y que cuenta con la mayor concentración peninsular de lobos y grandes poblaciones de ciervos y corzos.

El incendio, avivado por las altas temperaturas, la baja humedad y los vientos de hasta 70 kilómetros hora, se extendió también por el valle del Tera el pasado sábado 18 de junio, cuando el fuego obligó a cortar dos carreteras nacionales y la línea del AVE Madrid-Galicia.

El fuego ha incidido de forma directa en el medio de vida de la zona, ya que además del turismo asociado al lobo y otras especies de fauna, ha acabado con la riqueza micológica de los montes carbonizados y ha quemado importantes extensiones de castaño, además de haber hecho que se pierda un millar de colmenas en una zona de riqueza apícola que se ha perdido.

El descontento vecinal con las labores de extinción se hizo visible este domingo 19 de junio en Villanueva de Valrojo, cuando un grupo de vecinos increpó y obstaculizó el paso de los coches oficiales de la comitiva de la Junta de Castilla y León que se habían desplazado al incendio.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado un plan especial para la recuperación medioambiental y socieconómica de la zona, mientras que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) ha desplazado este lunes a técnicos para que comiencen la evaluación de daños de cara al establecimiento de ayudas.