Arqueología

Recuperan 3.421 fragmentos cerámicos fechados entre los siglos XIV y XV en Burgos

En agosto de 2022 se produjo un desprendimiento de tierra que llevó al Ayuntamiento a poner en marcha trabajos arqueológicos para estabilizar la zona en la calle Murallas

Piezas encontradas en la calle Murallas de Burgos
Piezas encontradas en la calle Murallas de BurgosAyto. Burgosfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

Los trabajos arqueológicos llevados a cabo en la calle Murallas, tras el desprendimiento de tierra que tuvo lugar en agosto de 2022, permiten recuperar un total de 3.421 fragmentos cerámicos, 40 elementos metálicos y cuatro objetos de hueso. Este material se completa con 957 fragmentos de hueso, de los cuales 435 pudieron ser relacionados con su especie. Este control llevado a cabo en la zona concluye que el material arqueológico encontrado está fechado entre los siglos XIV y XVI y ofrece nuevos datos sobre el poblamiento de la zona.

Así se explicó hoy en un avance informativo acerca del control arqueológico llevado a cabo, con motivo de la retirada de tierras y estabilización del talud de la calle Murallas. El pasado mes de agosto de 2022, tuvo lugar en la zona un desprendimiento de tierras procedente del talud que constituye el margen sur de la calle Murallas, a la altura de los números 39 -45 de la urbanización existente.

Tal y como recordó hoy la arqueóloga Fabiola Monzón, encargada de la actuación arqueológica programada por la Gerencia de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Burgos, la presencia abundante de restos óseos y fragmentos cerámicos en la zona, generó en un primer momento una “situación alarmante” ante la posibilidad de que dichos huesos fueran humanos.

Según señala en un comunicado, esta posibilidad no era “descabellada”, dado que esta zona era uno de los puntos “más conflictivos” del escenario del asedio al castillo de Burgos ocurrido en el año 1812, en el que se enfrentaron las tropas españolas y el ejército aliado –anglo-portugués- contra las huestes napoleónicas. El lugar responde al tercer recinto de la fortificación francesa asaltado de numerosas formas y con un alto número de bajas entre los contrincantes.

Una primera supervisión permitió comprobar que se trataba de restos de animales asociados con el poblamiento medieval que intensamente se desarrolló en el cerro del castillo. Junto a ellos, también emergían fragmentos cerámicos pertenecientes al mismo contexto cultural sin olvidar, que fue uno de los ámbitos urbanos que ocupó la judería burgalesa. Recordó además que talud de la calle Murallas coincide en gran medida con el trazado de la cerca medieval.

Piezas encontradas en la calle Murallas de Burgos
Piezas encontradas en la calle Murallas de BurgosAyto. Burgosfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

En base a estos hallazgos, el Ayuntamiento programó una actuación arqueológica de urgencia que consistía en la supervisión de las tierras retiradas del talud, con el fin de poder recoger la mayor cantidad posible de material arqueológico.

Material recuperado

Los restos cerámicos pueden subdividirse en diferentes conjuntos atendiendo a las características de los barros, cocciones, tratamiento de superficies, decoraciones y formas. En su conjunto pueden enmarcarse como producciones realizadas entre los siglo XIV y XV.

Según explicó Monzón, un número significativo lo constituye la cerámica común. En ella sobresale la cerámica de cocina de tipo rugosa de pastas claras, también denominada campurriana por su relación con los talleres de la antigua merindad de Campoo. Aunque presentes en la alta Edad Media, reaparecen con fuerza entre los siglos XIII y XIV.

Otros modelos de pastas rugosas adquieren tonalidades grisáceas consecuencia del horneado en ambiente reductor. También destacan los recipientes con pastas naranjas, cuya cocción oxidante aporta una gama de colores entre naranja y marrón; piezas con una larga dilatada cronología. Hay también envases de pastas graníticas, cuya característica principal son sus barros con cuarzo y mica que permiten soportar altas temperaturas. Son reconocidas como vasijas de barro zamorano muy frecuentes en la Baja Edad Media. También son reseñables las tapaderas y tapones, así como un candil de cazoleta de perfil completo.

Por lo que se refiere al conjunto cerámico con acabado en vedrío, este se constata principalmente al interior y dentro de formas abiertas. Son frecuentes los tonos verdes y melados. Habitualmente son objetos vinculados al servicio de mesa, cuencos sobre todo, platos y jarras. La decoración se reduce a acanalados, estriados, y en algún caso con aplique de cordón.

Entre esta tipología destacan dos fragmentos de Hanukiyas esmaltadas, para acoger el fuego de las lamparillas. También son copiosos los fragmentos con cubierta estannífera reconocibles por su esmalte blanco. Entre el material recuperado hay algunos ejemplares con ‘lustre metálico’ o reflejo dorado’, que denotan el alto nivel social que contaban los pobladores de este lugar a lo largo de los siglo XIV y XV. Ç

Entre los objetos metálicos se pueden establecer diferencias muy claras en cuanto a su uso y cronología. Por un lado se rescataron seis monedas. Tres de ellas son Noven de Alfonso XI y dos Cruzado de vellón de Enrique II. Otra moneda es ilegible. A ellas se suma un jetón navarro, todo un conjunto fechado en el siglo XIV.

Otros objetos pertenecen a proyectiles de bala de plomo de arma de avancarga y trozos de munición de artillería asociados con los primeros años del siglo XIX y con la Guerra de la Independencia. El hueso es la materia prima utilizada para la fabricación de tres pequeños dados, elementos de juego al igual que una pequeña ficha de cerámica también encontrada en el lugar. También de hueso es un fragmento de mango pero la mayor parte de los restos óseos hallados quedan asociados con la alimentación de la población asentada en esta parte del cerro

De todo esto concluyen que el desprendimiento de tierras “no ha supuesto la destrucción de estructuras de poblamiento, ni desprendimiento de la muralla, que en este caso se encuentra desaparecida tal vez como consecuencia de una de las brechas abiertas sobre el muro por parte de los ejércitos aliados en el asedio de 1812″.