Forn y Bassa también saldrán de prisión para trabajar y cuidar a familiares

Una vez que las cárceles donde cumplen condena por el “procés” han acordado aplicarles el artículo 100.2 del reglamento penitenciario

Los ex consellers Joaquim Forn y Dolors Bassa podrán salir de prisión unas horas al día para trabajar y cuidar un familiar edad de avanzada edad, respectivamente. En el caso de Forn podrá estar fuera de prisión de Lledoners durante doce horas y media durante cinco días a la semana. Por su parte, Bassa podrá estar fuera de Puig de les Basses ocho horas durante tres días de la semana.

De esta forma, Forn y Bassa son los primeros exconsellers del Govern de Carles Puigdemont condenados por el procés a los que se aplica el artículo 100.2 del reglamento penitenciario para que puedan salir de la cárcel para trabajar o ejercer de voluntariado, medida que ya se ha aprobado también para el exlíder de la ANC Jordi Sànchez, el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Tal y como adelantaba hoy LA RAZÓN, el Gobierno presentará en el primer semestre de 2020 su reforma del Código Penal en la que, entre otros tipos, se modificarán las condenas de los delitos de sedición y rebelión para adecuarlos a la «realidad del siglo XXI». Una realidad que afecta de lleno a los políticos sentenciados por el «procés» y que desde la oposición se ha definido como un «indulto encubierto» a los líderes catalanes. Sin embargo, antes de que se acometa el cambio de la norma penal, el Gobierno podría tener que hacer frente a un indulto mucho más cierto y real: el de Dolors Bassa.

El secretario general de UGT en Cataluña, Camil Ros, confirmó a LA RAZÓN que presentarán esta petición para que la que fuera consejera de Trabajo de la Generalitat y condenada a doce años de prisión por el «procés» pueda obtener la libertad. «Estamos trabajando en ello», aseguró Ros a este diario, aunque evitó desvelar la inminencia de la medida.