La CUP pide la retirada de la estatua de Colón en Barcelona

Si no se atiende su demanda, el partido anticapitalista avisa que tomará acciones, aunque no concreta cuáles

Ada Colau estudia contextualizar la estatua de Colón, pero no retirarla
Vista de la estatua de Colón situada al final de las Ramblas de Barcelona. EFE/Alejandro GarcíaAlejandro GarcíaEFE

La CUP ha vuelto a pedir la retirada de la icónica estatua de Colón en Barcelona. Tras haberlo pedido ya en dos ocasiones desde 2016, ahora regresa a la carga en medio de la ola de protestas a nivel mundial contra el racismo. “No es solo la retirada del monumento, hemos propuesto la resignificación del espacio”, ha explicado la dirigente cupera Eulàlia Reguant esta mañana, que también ha avisado que, si no se recoge la demanda de su partido, que va en línea de los colectivos antirracistas y de inmigrantes, tomarán acciones.

Ahora bien, en medio del derribo de estatuas de Colón que se ha registrado en todo el mundo, ha evitado concretar qué acciones tomarán y ha precisado que siempre irán coordinadas con los colectivos antirracistas y de inmigrantes. “Trabajaremos qué hacemos y cómo seguimos denunciando la presencia de estas estatuas que muestran el pasado esclavista”, se ha limitado a explicar Reguant.

La CUP presentó en 2016 una propuesta ante el Pleno del Ayuntamiento de Barcelona para retirar la estatua, pero no sumó ningún apoyo. Dos años más tarde volvió a intentarlo en una comisión del Ayuntamiento, pero tampoco fructificó.

Por ello, la CUP, que se quedó sin representación en el consistorio tras las últimos elecciones de mayo de 2019, ha pedido volver a activar el debate en torno al monumento de Colón, un emblema de Barcelona. Y se ha dirigido a todas las fuerzas municipales, para que tomen partido. “Pedimos al resto de formaciones que se posicionen y dejen de esconderse detrás del argumento del simbolismo”, ha afirmado Reguant, en alusión, por ejemplo, a JxCat o ERC, que siempre se han opuesto a la retirada de la estatua. En este sentido, los republicanos -partido más votado- creen que ahora no es una cuestión prioritaria porque, además, conllevaría una serie de recursos económicos y esfuerzos, aunque se abren a estudiar otro tipo de medidas.

Ada Colau también se opone a la retirada del monumento -pese a que Jéssica Albiach, dirigente de su mismo partido, lo planteara hace unos días- y apuesta por contextualizarlo con una plaza explicativa o una exposición. Algo que en la CUP consideran “insuficiente”.

“El skyline de barcelona no puede estar coronado por un monumento de uno de los personajes que inició uno de los mayores homicidios de la historia. La imagen e iconografía de la ciudad debe desvincularse de la connotación racista que tiene la estatua. Por todo ello, volvemos a pedir al gobierno municipal que tome partido por la memoria histórica y justicia global”, ha expresado Reguant.

Lo cierto es que en Cataluña el debate en torno al racismo se ha agitado en los últimos días tras registrarse episodios polémicos en este sentido. Por un lado, ha trascendido un audio en que Mossos d’Esquadra dirigen insultos racistas contra un detenido. Por otro lado, se han sucedido incidentes en Premià de Mar (Barcelona) entre los vecinos y jóvenes inmigrantes, acusados de delincuencia.