Música para las masas: los discos más vendidos de la historia

Los cambios en los hábitos de consumo, con las descargas y el "streaming", han convertido estas listas en prácticamente intocables

En la imagen, algunas de las portadas de los discos más vendidos de todos los tiempos
En la imagen, algunas de las portadas de los discos más vendidos de todos los tiemposLa Razón

Pocas cosas se antojan más complicadas en el mundo de la música que cifrar con más o menos exactitud las copias vendidas de cada disco, y por añadidura, establecer una lista, una clasificación de los más populares. Para prueba, únicamente es necesario buscar en Google “discos más vendidos”. No obstante, hay una serie de nombres que se repiten en cada lista. Nos decantaremos por los siguientes.

15. Varios autores, banda sonora: Dirty Dancing.

Es una de las películas más populares de los años 80, estrenada en 1987 y protagonizada por Patrick Swayze y Jennifer Grey. Es muy representativa de esa época, y la banda sonora también, teniendo en cuenta el revival que se produjo por la música de los 50′s y 60′s, con otros ejemplos como “Regreso al futuro” y “La bamba”. En esta banda sonora destacan el eterno hit “(I’ve had) the time of my life” de Bill Medley y Jennifer Warnes, estándares como “Be my baby” de The Ronettes e “In the still of the night” de The Five Satins y la más pop-rock “Hungry eyes” de Eric Carmen. Se calculan unos 32 millones de copias vendidas.

14. Alanis Morissette: Jagged little pill.

Uno de los debuts más vendidos, se publicó en 1995 y en plena vorágine alternativa, con Kurt Cobain ya fallecido. Suena infinitamente más pop que Nirvana, y con el disco Alanis inició una carrera que aún dura, pero que en todo el siglo XXI ha pasado bastante desapercibida. Es un álbum muy de esa época, con temas archifamosos como “You oughta know”, “Ironic” y Head over feet”, que han sonado en la radio hasta la saturación. Un disco que entra bien, pero que puede llegar a cansar, muy apto para los que compran menos de tres discos al año. Lleva unas 33 millones de copias vendidas.

13. Shania Twain: Come on over.

Country pop mainstream para las masas desde Ontario, Cánada. Publicado en 1995. “Come on over” es el segundo disco de Twain y fue el álbum más vendido de la década de los 90, con más de 40 millones de ventas. Dentro de su estilo, cercano a las producciones country de Nashville, es casi perfecto, y destaca el hit “Man! I feel like a woman”, y “Love gets me every time”.

12. Celine Dion: Let’s talk about love.

Otro disco multiplatino desde Canadá, en esta ocasión Quebec, con más de 30 millones de copias vendidas. Música melódica que llegó a todos los públicos, en unos años en los que Dion se confirmó como una de las cantantes del momento. Con su voz y pose de diva, este disco contiene los éxitos “love is in the way”, “Let’s talk about love” y sí, “My heart will go on”, el tema de los títulos de crédito de “Titanic”.

11. The Beatles: Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

Uno de los discos más famosos de la historia, y lo mismo se puede decir de su portada. Se publicó en 1967 y marcó un antes y un después de la música en general. El concepto de LP se empezó a concebir con este álbum, una obra maestra de principio a fin, inagotable. Un crisol de sonidos sin igual, con unos Lennon, McCartney Harrison y Starr en estado de gracia, con protagonismo para todos. La banda sonora de una época.

10. Led Zeppelin: IV.

El cuarto disco se llama así por ser el cuarto de su carrera, ya que en la enigmática portada no aparece ningún título, ni el nombre del grupo. Un riesgo comercial que no evitó que vendiera más de 40 millones de copias, fortaleciendo como nunca la sensación de que eran una marca, y la banda más poderosa de la época. Un disco épico y variado como pocos, desde la contundencia de “Rock’n’roll” y Black Dog”, hasta la densidad de “When the levee breaks”. Además, tenemos esa guitarra de “Misty mountain hop”, la belleza melancólica infinita de “The battle of evermore” y seguramente la canción definitiva del rock “Stairway to heaven”. Perfecto.

9. Garth Brooks: The Hits.

La trayectoria de Garth Brooks en los años 90 admite pocas comparaciones en la historia de la música, sobre todo en Estados Unidos. En menos de seis años ya se había convertido en el artista country más vendedor de todos los tiempos, y con diferencia. Cara angelical, imagen totalmente cowboy y una colección de hits irresistibles, para consumir en el rancho con toda la familia, nada que ver con el country más añejo. Este recopilatorio fue publicado al final de su era dorada, en 1995, y lleva vendidos más de 40 millones. Fuera prejuicios y a disfrutar de “Ain’t goin’ down”, “Callin’ Baton Rouge”, “Shameless”, “Friends in low places”, “Standing outside the fire”...

8. Varios artistas, banda sonora: Saturday night fever.

Otro disco que refleja una era, nunca mejor dicho, la banda sonora de una época, la de la música disco. Más de 40 millones vendidos que prueban que fue un fenómeno social. Se publicó en 1977, y contiene canciones de numerosos artistas, como Kool & The Gang, The Trammps, KC & The Sunshine Band y David Shire. Pero si por encima destaca esta obra, es por las infalibles y eternas canciones de los Bee Gees, como “Stayin’alive”, “Night fever”, “More than a woman” y “How deep is your love”.

7. Meat Loaf: Bat out of hell.

Excesivo como pocos, en todos los sentidos, es el segundo disco de debut más vendido, con más de 40 millones copias calculadas. Suena como el personaje: barroco, gótico, popero, teatral,operístico, heavy. Una música que no se parece a nada, con himnos tan fascinantes como el propio “Bat out of hell”, “You took the words right out of my mouth ( hot summer night) y “Paradise by the dashboard light”. Incluso la secuela, “Bat out of hell II, vale mucho la pena”.

6. Whitney Houston, varios artistas, banda sonora: The Bodyguard.

Otra de las bandas sonoras que se han convertido en un fenómeno, mucho más allá de la película, que también arrasó en la taquilla. De los doce, Whitney se encargó de seis, y tres de ellos fueron singles de éxito, como “I’m every woman”, “I have nothing” y, obviamente, la bella versión de “I will always love you”, que es de Dolly Parton, aunque el tono country de la original no tiene nada que ver con ésta. Es otra canción que seguirá sonando en las radio hasta siempre. Buenos temas de Whitney, en la misma línea que su carrera hasta ese momento. Destacar que sus dos primeras obras están también en la lista de los 50 más vendidas. En el resto de la banda hay sonora, hay canciones muy facilonas de Kenny G, Lisa Stansfield y Joe Cocker.

5. Pink Floyd: The Dark Side of the Moon.

El octavo disco de Pink Floyd también marcó una época en la historia de la música. Publicado en 1973, es el único álbum que ha permanecido más de quince años entre los 100 más vendidos en Estados, y ahora supera los 50 millones de copias despachadas. Grabado con su formación más clásica, (Roger Waters, Dave Gilmour, Richard Wright y Nick Mason), significó un salto gigante en su carrera y marcó un hito del rock progresivo. Una portada y una producción hipnóticas, escuchar el disco es un viaje sónico, que nos permite disfrutar de “Money”, “Time”, “Us and them”, “The great gig in the sky”, Breathe” y en en general todo el álbum.

4. Guns N’Roses: Appetite for Destruction.

El disco más importante y famoso del hard rock, se trata de una obra que es fácil encontrar en formato físico en las casas de personas que ahora tienen entre 20 y 50 años. Un álbum que lo tiene todo: una polémica que fue censurada y que fue sustituida por otra igual de emblemática, una producción cruda avanzada a su tiempo, unos textos y canciones que son ideales para escuchar de noche caminando por Hollywood Boulevard y otros muchos alicientes. No sobra ni una décima de segundo de música, con temas tan aplastantes y perfectos como “Sweet Child O’mine”, Paradise City”, “Nightrain”, “Welcome to the jungle”, “It’s so easy”, “My Michelle”, “Mr. Brownstone” etc. Una apabullante mezcla de Rolling Stones, los Aerosmith de los 70 y 80, Sex Pistols y New York Dolls.

3. AC/DC: Back in Black.

Otra obra cumbre del hard rock, al mismo nivel que cualquier disco mítico de este estilo. Publicado en 1980, lleva cuatro décadas vendiéndose muy bien, y lleva unos 80 millones. “Back in Black” fue un disco decisivo y muy importante en la trayectoria de la banda australiana. El motivo es que era el primero tras la muerte de su cantante Bon Scott, uno de los frontman con más carisma y presencia de la historia del rock. Además, acababan de publicar otra obra cumbre, “Highway to Hell”. Era muy difícil encontrar un sustituto adecuado, pero lo encontraron. Brian Johnson, ex miembro de Geordie. Demostró lo imposible de imaginar, que estaba a la altura de Scott, se ganó con rapidez el corazón de los fans y ahí sigue, 40 años después, con su gorra y su permanente buen humor. “Back in Black” es un cañonazo, diez temas simplemente perfectos, como “Hell’s bells”, You shook me all night long”, “Back in black”, “Shoot to thrill”, “Rock and roll ain’t noise pollution”, y todo en general. De 10.

2. Michael Jackson: Thriller.

Uno de los discos más famosos de la historia, perio seguramente no el mejor. Es un álbum que representa a la perfección una época determinada de la música, en este caso los años 80. Aparte de la música que contiene, el motivo principal es que fue el primer disco que explotó las infinitas posibilidades del videoclip, que en la actualidad prácticamente se han perdido. Para los niños, adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes en general es imposible olvidar el estreno en televisión del clip de “Thriller”, el de diciembre de 1983. Dura 14 minutos y todo el mundo ha visto unas imágenes que son un homenaje a la película “La noche de los muertos vivientes”. El tema está a su misma altura, incluidas las risas del actor Vincent Price. Los otros singles no le iban a la saga, como “Wanna be startin’ somethin'”, “Beat it” -con solo hard rockero de Eddie Van Halen-, el dueto con Paul McCartney “The girl is mine” y, sobre todo, “Billie Jean”. Esta canción, con otro mítico videoclip, podría resumir por si sola esa década. El único problema es el resto de canciones, bastante más flojas. Fue la obra más vendida de 1983 a 2018, con más de 104 millones despachados.

1. The Eagles: “Their Greatest Hits 1971-1975″.

Aún hay mucha gente que cree que el disco más vendido de la historia, pero lo cierto es que este recopilatorio superó en 2018 a “Thriller” de Michael Jackson. Lleva más de 105 millones de copias vendidas. Lo curioso de este caso es que otra compilación de The Eagles, “The Very Best of...” también es multiplatino. “Their greatest hits”. Publicado en 1976, obviamente todo lo que contiene son grandes éxitos, como “Take it easy, “Desperado”, “Witchy woman”, “Lyin’ eyes”, “Take it to the limit” y “One of these nights”, entre otros, aunque son sólo 10 canciones. Es más completo el otro recopilatorio citado, ya que engloba toda su carrera, incluyendo el himno “Hotel California”. No obstante, quien adquiera cualquiera de ambos discos, podrá escuchar parte de la mejor música de la historia de Estados Unidos.