Los médicos de familia en huelga: «No podemos atender a la gente como merece»

El sindicato que convoca el paro, Metges de Catalunya, recoge un seguimiento del 60%. El ICS dice que lo secunda un 20%. La protesta se suma a la de los MIR y del personal de ambulancias

Hace dos días, Clara Benedicto, una médico de familia de un Centro de Atención Primaria (CAP) de Madrid relataba en un hilo de Twitter sus días de trabajo durante estos ocho meses de pandemia. «Durante meses he tenido pesadillas con el trabajo, he pensado en la consulta con angustia en los días libres, he tenido ansiedad en el tren. Se acaban la calma y la energía para sostener el sufrimiento de otras personas», escribe. Cuenta que la primera semana de marzo veía a una media de 40-50 pacientes al día y que tenía dos semanas de demora de cita. También una bronca con una paciente que no quería hacerse la PCR con la que se disculpó y que le hizo ver que no estaba bien. Y explica todo esto para compartir que pide una excedencia. «No puedo más», admite. A 600 kilómetros, en Barcelona, 300 médicos de familia se han plantado hoy ante la sede del Instituto Catalán de la Salud (ICS), la empresa pública que gestiona el 80% de la atención primaria, como acto de protesta del primer día de una huelga de cuatro jornadas para reclamar mejores sueldos y mejores condiciones laborales.

El relato de Clara y la huelga de cuatro días de los médicos de familia en Cataluña, convocada por el sindicato Metges de Catalunya, son sólo dos síntomas que alertan de que la atención primaria está tensionada. Como acierta a decir Blanca de Gispert, médico de familia y portavoz del Fòrum Català d’Atenció Primària (FOCAP), «la pandemia lo único que ha hecho es poner de relieve una situación previa muy debilitada y precaria».

La atención primaria estaba tensionada antes de la pandemia, pero aún y así ha asumido todavía más trabajo, y esto se traduce en desgaste y cansancio. Un estudio del Colegio de Médicos de Barcelona alerta de que el 48% de los facultativos de la atención primaria se siente más cansado y menos preparado para afrontar la segunda ola. Son seis puntos más que el resto de profesionales sanitarios. Los médicos de familia dedican un cuarto de su jornada a atender COVID-19. Además del trabajo habitual, son el referente para escuelas y residencias, y se encargan de la detección y el control de los positivos y sus contactos. Para hacerse una idea, asumen el 70% de las pruebas PCR.

Este paro, que está previsto que dure hasta el próximo viernes, llega con el arranque «oficial» de la segunda ola. Esta huelga recoge el relevo de la noviembre de 2018. El sindicato lamenta que no se ha cumplido los acuerdos de contratación a los que llegaron con el ICS. Reclaman que se contrate 300 médicos más a jornada completa, recuperar el 30% del poder adquisitivo que perdieron tras los recortes, más tiempo para atender a los pacientes y menos carga burocrática. Aunque tras la huelga de 2018 consiguieran una inyección de 100 millones y se contrataran 250 profesionales, continúan sufriendo precariedad laboral y un exceso de trabajo. Metges de Catalunya considera que no solo no se han resuelto sus demandas, sino que «el proceso de destrucción masiva de la asistencia y de las condiciones laborales de la plantilla ha ido a más». La secretaria de la atención primaria del sindicato de médicos, Elena Bartolozzi, durante la protesta ha lamentado que «no podemos atender a la población como hace falta».

La huelga no se nota en los CAP

Los servicios mínimos dictados por la Generalitat han establecido que las urgencias médicas funcionarán al 100 % durante los cuatros días de huelga.

La plantilla ordinaria de facultativos de la atención primaria será del 25 % en las dos primeras jornadas de paro y del 33 % los otros dos días, para todas las especialidades.

Más de 300 facultativos ha cortado la Gran Vía de Barcelona con Balmes esta mañana en una protesta ante el ICS bajo el lema “Prou! #SalvemlaPrimària. Solucions ja!” (¡Basta! #SalvemoslaPrimaria. ¡Soluciones ya!)

Mañana, la protesta se traslada a Les Corts, delante del departamento de Salud.