El hostelero insumiso de Malgrat: “Estamos a tope de servicios y clientes”

El dueño del único bar abierto de Cataluña ha recibido dos multas por un valor de 60.000 euros

No son ni las 11 horas de la mañana y un camarero atiende una llamada desde el ya famoso restaurante brasería Los Olivos, situado en una calle no muy céntrica de la localidad de Malgrat de Mar, en la comarca barcelonesa del Maresme.

No parece tener mucho tiempo y solo es capaz de comentar que “ahora estamos a tope de servicios”, y deja entrever que el local está más que lleno de clientes. Los Olivos es el único bar abierto de toda Cataluña, seis días después de que la Generalitat decretara el cierre de bares y restaurantes durante, al menos, dos semanas. El sector del ocio nocturno estudia presentar ya un recurso contra este decreto, muy polémico, y muy perjudicial a nivel económico. El pasado fin de semana se perdieron más de 300 millones de euros.

Fernández ha asegurado que aunque le multen seguirá abriendo su negocio porque lo hace “por necesidad”. En este sentido, ha indicado que cuando la patrulla de la policía local accedió a su local, el pasado fin de semana, y le pidió que lo cerrara, les dijo que hicieran su trabajo e interpusieran la sanción, porque él no tenía otra opción que seguir trabajando en su negocio.