The Mamas & The Papas: Una historia de incesto

Mackenzie Phillips narró en un libro de memorias la relación que mantuvo con su padre, fundador de la banda

Una imagen de la banda The Mamas & The Papas. John Phillips es el primero por la derecha
Una imagen de la banda The Mamas & The Papas. John Phillips es el primero por la derecha

Una serie de escándalos han puesto en marcha en Francia un movimiento llamado #MeTooInceste, una iniciativa de NousToutes, una organización que se dedica a luchar contra la violencia sexual en el país vecino. La denuncia realizada por la hijastra de Olivier Duhamel, un conocido comentarista político, por abusar de su hermano gemelo hace ahora tres décadas ha supuesto ha abierto la caja de los truenos y ha supuesto que muchos hayan hablado públicamente de casos parecidos. Sin embargo, uno de los más sonados fue expuesto hace doce años y sirvió para conocer la otra cara de quien hasta ese momento estaba considerado como uno de los grandes nombres de la música californiana de los años 60.

Esta es una historia que durante años, demasiados años, permaneció oculta. Su protagonista es Mackenzie Phillips, una cantante y actriz que inició su carrera con un papel en la película “American Graffiti” de George Lucas, aunque el éxito le llegó con la serie “One Day at a Time”, en antena durante casi una década. Más tarde, en los 90, también fue una de las protagonistas de la producción de Disney para televisión “So Wiered”. Era la hija de John Phillips, el celebrado cantante y fundador de la banda The Mamas & The Papas, una de las formaciones más recordadas y admiradas de los 60, pese a que su breve carrera se redujo a cinco discos. Las peleas entre sus miembros, en ocasiones consecuencia del abuso de drogas, hicieron que todo acabara pronto limitándose a completar lo que indicaban los contratos.

En el otoño de 2009, John Phillips llevaba un tiempo muerto. El alcohol y las drogas habían acabado con él a los 65 años tras una carrera irregular envuelta en escándalos, como detenciones, y con algunos intentos irregulares para hacer renacer The Mamas & The Papas como si se tratara de una franquicia que podía seguir de gira por los siglos de los siglos. Fue tras su desaparición cuando Mackenzie Phillips decidió contarlo todo en un libro de memorias titulado “High on Arrival”. Fue allí donde expuso que durante diez años mantuvo una relación sexual con su padre. Todo empezó en 1979, la noche anterior a casarse con Jeff Sessler, uno de los miembros del equipo de los Rolling Stones. Ella tenía 19 años. Dejemos que sea la propia Mackenzie la que explique cómo su padre quería frenar aquella boda: “”En la víspera de mi boda, mi padre apareció, decidido a detenerla. Tenía toneladas de pastillas y papá también tenía toneladas de todo. Finalmente, me desmayé en la cama de papá. Mi padre no era un hombre con límites. Estaba lleno de amor y estaba enfermo de drogas. Me desperté esa noche de un apagón y me encontré teniendo sexo con mi propio padre. ¿Había sucedido esto antes? No lo sabía. Todo lo que puedo decir es que fue la primera vez que me di cuenta”.

Durante una entrevista con el periodista Larry King, la autora de las líneas que se acaban de reproducir, aseguró que si aquello durante tanto tiempo es porque ella sufría algo parecido a un síndrome de Estocolmo al que debía enfrentarse sola. Cuando lo acompañó en las giras de la nueva versión de The Mamas & The Papas volvieron a mantener relaciones y siempre bajo el mismo parámetro: consumían droga -especialmente cocaína por vía intravenosa-, actuaban y al día siguiente amanecían juntos en la cama. John Phillips llegó a plantear la posibilidad de instalarse en algún país donde el incesto no fuera un problema. “Una noche, papá dijo: ‘Podríamos escaparnos a un país donde nadie nos despreciaría. Hay países donde esta es una práctica aceptada. Quizás Fiji ‘”, asegura en las memoras Mackenzie.

Pero si John Phillips parecía despreocupado por el tema, lo dejó de estar cuando supo que su hija estaba embarazada. En aquel momento Mackenzie estaba casada por segunda vez, pero seguía manteniendo relaciones con su padre. El hecho de no poder saber quién era el responsable le hizo tomar la decisión de abortar. John Phillips se encargó de pagar los gastos. A partir de ese momento, Mackenzie no quiso volver a saber nada más de su padre.

Nuestra protagonista siguió con una carrera irregular protagonizando algunas series de Disney, además de papeles esporádicos en “Sensación de vivir” o “Urgencias”. Sin embargo, en 2008 ocupó los titulares de los medios al ser detenida en el Aeropuerto de Los Ángeles por posesión de drogas, concretamente heroína y cocaína. Fue a partir de ese momento cuando decidió desengancharse. Al año siguiente lo contó todo en sus memorias.

El gran escándalo

La publicación del libro se tradujo en sensacional escándalo, además de provocar la división entre los familiares de John Phillips. Las ex esposas del músico aseguraron que no sabían nada de todo aquello, siendo especialmente dura la segunda de ellas, Michelle Phillips -que había sido también integrante de The Mamas & The Papas- quien aseguró que tenía “todas las razones para creer que [el relato de Mackenzie] es falso”. Bijou, medio hermana de Mackenzie, reconoció que sabía la historia porque varios años antes se la contó su protagonista y que saberlo “arruinó mi vida y mi relación con mi padre. Hasta ese momento, era una niña normal. Sacaba buenas notas, amaba a mi caballo, era bastante inocente. Me mudé a Nueva York a los 13 años. Comencé a consumir drogas, ya no hablaba con mi padre... Estaba profundamente jodida. Ahora tengo 29 años, he hablado con todos los que estuvieron presentes durante ese tiempo, les hice las preguntas difíciles. No creo a mi hermana. Nuestro padre es muchas cosas, esta no es una de ellas. Mi padre y yo nos reconciliamos cuando tenía 20 años, un año antes de que muriera. Me entristece haber perdido esos años con él y esos años en casa”. Chynna Phillips, hija de John y Michelle Phillips, sí dio credibilidad a un relato que había conocido en 1997, cuando su hermana le contó todo durante una conversación telefónica. Por su parte, Jessica Woods, hija de uno de los fundadores de la banda, corroboró lo expuesto por Mackenzie porque su padre le había narrado que John “había hecho cosas terribles” y que “no se lo perdonaba”.