El 8 aniversario del restaurante Gatsby de Barcelona le consolida como referente internacional

Tiene una propuesta de “dinner and show” única en Europa

El interior del restaurante
El interior del restaurante FOTO: La Razón

La marca Gatsby se consolida como una de las más potentes del ocio nocturno en Europa gracias a su imparable proyección internacional y la evolución de su oferta de gastronomía, espectáculo y diversión en el mejor de los ambientes.

La madurez le sienta bien a este local que tras sobrevivir con solvencia a la pandemia y cumplir ocho años de éxitos se ha convertido en una marca tan potente para Barcelona como la Sagrada Familia o Casa Batlló. Todo en su oferta única de ocio nocturno de las mejores y no se encuentran casi ejemplos con los que comparar en Europa la deslumbrante propuesta que ofrece a sus visitantes y al precio que lo hace.

Y es que si hace unos años la sala presumía de tener una propuesta de dinner and show única en la ciudad ahora puede sacar pecho y afirmar que es de las mejores de Europa. Y no es algo que no se pueda demostrar, dice su director Oliver Om, uno de los artífices de este fenómeno, cuando te pide que busques otro espacio en todo el continente donde, con el mismo precio, puedas disfrutar de un estupendo menú degustación durante su increíble show integrado por doce artistas internacionales. Artistas que bailan, cantan, hacen acrobacias llenas de estilo interactuando entre el público para desembocar de forma natural en una gran fiesta en la que toda la sala termina celebrando y disfrutando de su gran carta de cócteles y combinados premium. Cuatro horas de magia non stop. Y es que no en vano decir Gatsby actualmente es decir diversión y exclusividad ya que el público que acude cada noche a sus sesiones viene de todas partes del mundo atraído por su fama y está plagado de caras famosas, deportistas de élite y personas influyentes de todas las profesiones. “Ya no es noticia que vengan futbolistas millonarios o estrellas de Hollywood a cenar y a todos los tratamos por igual”, dice Om. Lo cierto es que sus sesiones de miércoles a sábado no han dejado de vivir llenos, incluso en los momentos post pandemia más complicados para el sector, que han permitido a los responsables de la sala ofrecer un estándar de calidad cada vez más cuidado en todos los aspectos e incluso inaugurar este año Jay´s Japanese, un coqueto e intimo restaurante japonés para los que buscan una experiencia diferente y más sosegada. Pero vayamos por partes para explicar los argumentos de este gran triunfo empresarial. Por un lado el restaurante ha mejorado su oferta de cocina mediterránea con platos vegetarianos, nuevas propuestas y variedad de menús para grupos que convierten la experiencia en una noche memorable para todos los que la prueban.

En su variada y equilibrada carta destacan platos como el foie micuit con chutney de mango, el pulpo en tempura sobre parmentier, el arroz meloso de sepia, calamares y alcachofas, el ravioli de confit de pato y foie, el solomillo de rape con panceta, el clásico steak tartar, el lingote de cordero o el lomo alto de Wagyu. También sus adictivos postres como el Lingote de chocolate y sorbete de fresas, el Bombón gigante relleno de chocolate y cacahuetes o el Canelón helado de vainilla con crumble de almendra. El servicio también sorprende por su rapidez, eficacia y simpatía . Por otro lado hay que destacar la continua renovación de sus espectáculos en los que participan artistas de todo el mundo con una gran selección musical y unas coreografías siempre sorprendentes y eficaces que se meten al público en el bolsillo. Esta temporada incorporaron además una gran pantalla de leds que interactúa con la música y el baile de su talentosa troupe. Tras el final del show y la cena la fiesta prosigue sin pausa y el local se convierte en un animado y cosmopolita espacio donde disfrutar al ritmo de la mejor música del momento y con la gente más atractiva de la ciudad. Y por último no hay que olvidar el carismático interiorismo de Gatsby, creado por el estudio de Dani Poc: un homenaje al mundo del famoso personaje de Scott Fitzgerald, mágicamente recreado por el film “El Gran Gatsby " de Baz Luhrmann.