El estado de alerta llega a las playas valencianas

A lo largo de la jornada de hoy las costas valencianas han empezado a quedarse sin visitantes

Ha costado, pero las playas de la Comunidad Valenciana han empezado a vaciarse. Durante el día de ayer, fueron muchas las voces de alarma que advertían de que los municipios costeros valencianos se habían llenado de ciudadanos procedentes de otras partes de España, fundamentalmente de la Comunidad de Madrid, que habían decidido acudir, tras el cierre de los colegios y la opción de trabajar a distancia, a su residencia vacacional.

En municipios como Dénia, Gandia, Gandia, Calp, Jávea o Benicàssim se había generado mucha inquietud por la avalancha de madrileños debido a la alta incidencia que ha tenido el coronavirus en esta región.

Esta misma mañana A.M. aseguraba que la playa de Gandia estaba llena de gente y que se estaba generando mucho malestar entre los vecinos. Algunos estaban proponiendo colgar carteles en sus ventanas para recordarles a los madrileños que no estaban de vacaciones, que debían estar de cuarentena.

En Dénia, la situación tampoco había mejorado mucho respecto ayer. Como ya publicó La Razón, la gente estaba asustada ante la avalancha de madrileños que parecía haber olvidado que la situación de alarma afecta a todo el país.

Dos ciudadanos alemanes, residentes en Dénia, expresaban con temor la situación que estaban viviendo. “Somos pacientes oncológicos y nuestro sistema inmunitario es muy bajo. Desde que se detectó el coronavirus en Italia hemos tenido mucho cuidado. Nos hemos dejado las clases en los centros sociales y hemos ido a comprar a las cuatro de la tarde, cuando siempre hay menos gente. Ayer hicimos lo mismo y nos encontramos con los aparcamientos llenos, los supermercados abarrotados... Muchos madrileños. ¿No tenían que estar en su casa? Tenemos miedo".

La alarma social obligó a muchos Ayuntamientos a poner la bandera roja en las playas para advertir de que no había socorrista- hoy debía haber empezado la temporada- y para evitar el baño. Benidorm, el Campello, Oropesa, Peñíscola, Gandia, Alicante... todos estos municipios han tomado esta medida. Algunos, como en el caso de Alicante o Benidorm, han colocado un precinto de la Policía Local para reforzar el cierre.

A primera hora de la tarde y a pesar de que lucía el sol, los avisos habían dado resultado. Las playas, por fin, se quedaban vacías. Los establecimientos hosteleros, tal y como ordenó la Generalitat valenciana, estaban también cerrados.