Kia Sportage en Kia Autopista Sur

Kia consigue en apenas una década lo que el resto de fabricantes han tardado un siglo

Los diseñadores han conseguido que estemos ante el restyling/facelift de la cuarta generación. Si queremos cambios más profundos habrá que esperar a la quinta ediciónLa Razónmotor

En Kia saben que el público europeo es el más exigente del mundo, y si un producto triunfa aquí, quiere decir que lo hará bien en el resto de mercados importantes como es el americano y el asiático.

El Kia Sportage nos sorprende por su diseño, parachoques armónicos y todo aquello que buscan los conductores en un coche actual al igual que los grupos ópticos donde los delanteros presentan la firma lumínica típica de la casa, y los traseros acaban siendo unidos por una franja reflectante. El acabado GT Line incorpora a su vez detalles propios, como es el caso de los elementos cromados. Para rematar se introducen juegos de llantas de 16, 17 y 19 pulgadas. La apariencia del GT Line sigue siendo más deportiva que la del resto de la gama.

Los diseñadores han conseguido que estemos ante el restyling/facelift de la cuarta generación. Si queremos cambios más profundos habrá que esperar a la quinta edición, la cual todavía tardará varios años en llegar. En el interior observamos detalles tan llamativos como el volante, pantalla central, cuadro de instrumentos con todo lujo de detalles y excelentes tapicerías, tanto de tela como de cuero.

Lo que el Kia Sportage quiere ofrecer es una mayor conectividadLa Razónmotor

Lo que el Kia Sportage quiere ofrecer es una mayor conectividad. Una conectividad de última generación que se introduce gracias a un nuevo sistema de infoentretenimiento y a una nueva pantalla de 8 pulgadas que no solo permitirá una conexión más fluida con nuestros teléfonos móviles, sino que permite al conductor ofrecer una amplia e útil información extra, tal como la situación del tráfico en tiempo real, la ubicación de los radares de velocidad fijos, la meteorología, o el precio de los carburantes de las estaciones de servicio que vayamos encontrando a nuestro paso.

También será posible sumar otros elementos que hasta ahora era imposible introducir, como el cargador por inducción, la apertura sin manos del portón del maletero, el control de crucero adaptativo con función autónoma de parada y arranque, y un conjunto de cámaras perimetrales que ayudan en las maniobras a baja velocidad. El interior del Sportage tiene un sinfín de equipamiento que hará las delicias de todos los conductores.