Sindicato policial denuncia que el estado del cuartel de Zapadores pone en riesgo la salud de los agentes

Prácticamente, la totalidad de las ventanas de los vestuarios están rotas

Ventana rota en el vestuario de la comisaría de Zapadores. El sindicato Jupol denuncia que la práctica totalidad están rotas.Jupolpolicia nacional

El sindicato Jupol ha advertido en un comunicado que las deficiencias del complejo policial de Zapadores, en Valencia, pueden suponer un riesgo para la salud de los agentes, especialmente en la zona de vestuarios y gimnasio, debido a que los ventanales se encuentran rotos y hay filtraciones.

En un comunicado, este sindicato ha acusado a la Jefatura Superior de Policía de la Comunitat Valenciana de hacer “dejación de sus funciones ante este grave riesgo para la salud de los policías nacionales que prestan servicio en estas instalaciones”.

“El estado general del complejo es ruinoso y vergonzoso y mientras siguen pasando los años con promesas de reformas de mejoras la realidad es que el día a día de los compañeros se hace cada vez más penoso”, han agregado.

“Esto ocurre especialmente en la zona de vestuarios, donde se tienen que cambiar los agentes al entrar y al salir de cada servicio. En esta zona, donde también está el gimnasio, se encuentran casi el 100 por ciento de los ventanales rotos, con lo que ello supone para los compañeros cuando las inclemencias meteorológicas se complican y se producen bajas temperaturas, lluvias o viento”.

“No olvidemos que los policías se quedan en ropa interior para poder cambiarse y en horas tan intempestivas como pueden ser horas nocturnas y de madrugada, debido a sus turnos de trabajo durante las 24 horas”, han señalado desde Jupol.

El sindicato recuerda que solicitó por escrito a la Secretaria General de la Jefatura Superior de Valencia, el 13 de diciembre de 2019, que se pusiera “solución a este grave problema derivado del mal estado de la zona y nulo mantenimiento, principalmente por el lamentable estado de las ventanas”.

En el mes de enero de este año se volvió a solicitar a la Jefatura Superior la reparación de los ventanales, ya que continuaban igual y tras unos días de viento y lluvia se agravó la situación llegando a encharcarse gran parte de un ala la zona destinada a vestuarios.

En esta ocasión, han indicado las mismas fuentes, se obtuvo el compromiso de reparación por parte de los responsables policiales, pero “a fecha de hoy continúa todo igual a pesar de que este sindicato ha insistido durante todo el verano, precisamente para que no nos viésemos en la misma situación cuando volviera el otoño/invierno con sus inclemencias meteorológicas”.

“A todo lo anterior se suma que los aseos y duchas de las mismas instalaciones se encuentran también precintados por deficiencias y/o averías de fontanería, con lo cual tampoco pueden asearse los policías cuando finalizan sus servicios”, han concluido.