El nuevo reto del misionero Vicente Berenguer: lograr que 580 alumnos tengan aula, silla y pupitre en la escuela de Tenga (Mozambique)

Amics del Tercer Món y Amigo del Padre Vicente recaudan fondos para construir dos nuevas aulas para que los estudiantes no tengan que seguir las clases sentados en ladrillos

Más de 500 estudiantes no tienen silla ni mesa y asisten a las clases sentados en ladrillos
Más de 500 estudiantes no tienen silla ni mesa y asisten a las clases sentados en ladrillos FOTO: La Razón La Razón

En la Escuela Secundaria de Tenga (Mozambique) hay matriculados 985 alumnos de entre 13 y 20 años. Estudian en dos turnos, uno de mañana (7.00 a 12.00 horas) y otro de tarde (12.30 a 17.30 horas). La escuela tiene cinco aulas y 100 pupitres dobles, por lo que todos los días 585 alumnos siguen las clases sentados en el suelo o sobre ladrillos. Es el día a día de los estudiantes que han logrado la difícil tarea de continuar tras la finalización de la primera etapa escolar en este país africano.

Cada aula tiene una media de 72 alumnos y se han hecho dos barracones de palos, sacos y chapas de zinc para que puedan estar a cubierto. La previsión es que el alumnado aumente en 2022 hasta los 1.200 estudiantes, con lo que el problema actual, todavía será mayor.

Incansable, tras 50 años de trabajo en Mozambique, el misionero valenciano Vicente Berenguer, ha iniciado un nuevo proyecto para mejorar esta escuela, apoyado por Amics del Tercer Món, Amigos del Padre Vicente y la Fundación Futuro Digital.

Esta noche se celebrará una cena en Átic (Palau Alameda) cuya recaudación irá destinada a financiar la construcción y equipamiento de cuatro aulas nuevas que tengan capacidad para 50 alumnos cada una y la compra de 100 pupitres dobles. De esta manera, la ratio de las aulas podrá bajar de los 72 alumnos a los 50. La escuela cuenta con 15 profesores que viajan diariamente desde la capital de Mozambique, Maputo, recorriendo diariamente 120 kilómetros en condiciones extraordinariamente precarias.

Imagen de parte de las instalaciones de la Escuela Secundaria de Tenga (Mozambique)
Imagen de parte de las instalaciones de la Escuela Secundaria de Tenga (Mozambique) FOTO: La Razón La Razón

También se ha abierto una “fila cero” para el que quiera colaborar con esta iniciativa. proyecto educativo en el municipio mozambiqueño de Tenga. Las donaciones pueden realizarse en la cuenta ES53 0081 1058 1500 0604 1613

Tenga está localizada a 60 kilómetros de Maputo, entre la línea férrea y la carretera que une Maputo y Johannesburgo (Sudáfrica). Forma parte de varios poblados como Wachavane, Lhangune, Boanine, Pessene, Mahoche, Chivodzanine, Zifuva, Ngolhoza, Uaimbela, que emergen del reasentamiento de la población de un puente que une Maputo, Catembe, Ponta de Oro y Sudáfrica por el sur. Tiene una población de 7.200 habitantes y con las poblaciones colindantes asciende a 14.940 habitantes.

El plazo de ejecución del proyecto es de un año y el presupuesto necesario para llevarlo a cabo es de 49.335 euros. El medio siglo de experiencia del padre Vicente Berenguer en Mozambique desarrollando proyectos educativos y de salud en colaboración con el Gobierno de Mozambique garantizan su puesta en marcha y finalización.

Imagen de los alumnos en una de las aulas de la Escuela Superior de Tenga (Mozambique)
Imagen de los alumnos en una de las aulas de la Escuela Superior de Tenga (Mozambique) FOTO: La Razón La Razón

Sobre Vicente Berenguer

El padre Vicente Berenguer llegó en septiembre de 1967 a Mozambique. Desde entonces ha centrado su labor en promover la educación de un país que en el que solo el 7% de los niños finalizan la escuela secundaria. Este indicador es significativamente más bajo que el de África subsahariana (25%).

Su primer destino fue Moatize, en la provincia de Tete. Más tarde se desplazó a Changara. En 1974 se trasladó a Tanzania con el Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo) para trabajar en las escuelas.

En abril del mismo año, con el gobierno de transición, regresa a Mozambique. En 1976 le nombran director de la Escuela Industrial y Comercial de Tete. En marzo de 1979 es detenido en Tete y trasladado a Maputo, donde pasa unos días encarcelado, por defender los derechos de los alumnos. Pasa a trabajar en el Ministerio de Educación, al lado de Graça Machel, esposa del entonces presidente de Mozambique, Samora Machel, y viuda del expresidente Sudáfrica y líder de movimiento de lucha contra el apartheid Nelson Mandela.

Posteriormente fue nombrado responsable del Servicio Nacional de Producción Escolar y representó al Ministerio de Educación en diversos viajes oficiales. En 1990 deja el Ministerio y se dedica a la puesta en marcha de escuelas de primaria y secundaria en diversos barrios de Maputo, cumpliendo con su objetivo desde que llegó a Mozambique de escolarizar el mayor número posible de jóvenes. En el año 2003 se inauguró en el Barrio Laulane de Maputo la Escuela ‘Nelson Mandela’ con una ocupación de 1.900 niños, con fondos de la Generalitat valenciana.

Actualmente más de 60.000 niños están escolarizados en las escuelas que el Padre Vicente ha puesto en funcionamiento con ayuda de diferentes instituciones, entre ellas la Generalitat valenciana y con colaboración de empresas y otras organizaciones valencianas. Ha mediado entre el Ministerio de Educación de Mozambique y otras entidades y Gobiernos para la construcción de escuelas. Ha construido un centro de promoción de la mujer, salones polivalentes para atender a todo tipo de población y también centros sanitarios.

Actualmente, vive en Valencia, pero sigue trabajando en varios proyectos de desarrollo social local y en Mozambique, garantizando la alimentación de 95 niños y niñas en riesgo de exclusión y luchando por la defensa de la educación y la dignidad humana a todos los niveles.

Su labor y dedicación a los más necesitados le ha sido reconocida como diferentes galardones, entre ellos la Alta Distinción de la Generalitat valenciana o el nombramiento de hijo adoptivo de Valencia o de Gata de Gorgos (Alicante).