Nuevo desplante a la financiación autonómica: el Gobierno retrasa la reforma

El Ministerio de Hacienda ha incumplido el plazo que se autoimpuso para presentar el nuevo modelo en noviembre

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero FOTO: Alejandro Martínez Vélez Europa Press

La tan esperada reforma del sistema de financiación autonómica sufrió ayer un nuevo varapalo. El Ministerio de Hacienda, bajo la responsabilidad de María Jesús Montero, incumplió ayer el plazo anunciado de presentar una propuesta de reforma antes de que finalizara el mes de noviembre. Lo anunció hace meses, después de consultar con todas las autonomías cuáles eran sus preferencias ante el nuevo modelo de reparto de los fondos estatales.

El principio fundamental defendido siempre desde la Comunitat Valenciana es el de la población ajustada, ya que con el sistema actual la región recibe los recursos para cuatro millones de habitantes, y no para los cinco que de facto habitan en la misma.

Pero a pesar de la promesa realizada desde el Departamento de Montero, la propuesta tendrá que esperar unos días más. Desde el Ministerio se aseguraba ayer que se estaban «cerrando los últimos flecos» y se espera que la solución final se anuncie a lo largo de esta semana.

El retraso, como era de esperar, provocó reacciones entre todos los grupos de la oposición. La síndica del PP, María José Catalá, lamentó que el presidente de la Generalitat no viajara ayer a Madrid para «pelear por nuestros intereses» y criticó que esté más interesado en «rendir pleitesía a los catalanes».

Ante el incumplimiento del plazo anunciado por Hacienda, anunció que solicitará una reunión con la ministra, como hizo en su día el popular Cristóbal Montoro.

En este mismo sentido se pronunció la síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, quien lamentó que la falta de un borrador sobre el nuevo modelo de financiación demuestra el Gobierno que tenemos en España y en la Comunitat Valenciana, donde «Ximo Puig agacha la cabeza y se limita a esperar».

Para la portavoz de Economía de Vox, Llanos Massó, llegados a este punto, lo más práctico sería modificar el Estado autonómico y devolver competencias al Gobierno central.

Esperanza en el Botànic

Por su parte, la diputada socialista Carmen Martínez afirmó que por primera vez desde 2014 un Gobierno ha abordado de forma decidida la reforma de la financiación. «El PP critica a Puig por establecer consenso con todas las regiones con las que compartimos intereses, Andalucía o Cataluña, pero se trata de tener cuantos más aliados, mejor. Además, el Gobierno de Pedro Sánchez está siendo sensible a nuestras necesidades, lo hemos visto con los fondos covid o los Presupuestos Generales del Estado», apuntó.