Declarado culpable el parricida que mató a su madre en San Vicente del Raspeig

La decisión se ha alcanzado por unanimidad, tras cerca de cinco horas de deliberación de los nueve componentes del jurado

Vivienda situada en San Vicente del Raspeig, donde un hombre de 30 años mató  a su madre
Vivienda situada en San Vicente del Raspeig, donde un hombre de 30 años mató a su madre FOTO: MORELL EFE

El jurado popular constituido en la Audiencia de Alicante para juzgar a un hombre acusado de asesinar a su madre y de intentar acabar con la vida de su padre en el municipio alicantino de San Vicente del Raspeig en 2020 ha emitido este jueves un veredicto de culpabilidad.

La decisión se ha alcanzado por unanimidad, después de cerca de cinco horas de deliberación, en la que los nueve componentes del jurado han considerado probados todos y cada uno de los términos señalados por la acusación particular, ejercida por el propio padre y la hermana del acusado, bajo la representación de la letrada Carolina Maestre.

Así, el veredicto ha estimado que el procesado, de 30 años, es culpable de un delito de asesinato cometido con ensañamiento por lo que respecta a la primera de las víctimas, su madre.

También ha considerado probada la agravante de especial vulnerabilidad solicitada por la acusación particular. Y, de igual modo, ha avalado la concurrencia de alevosía en cuanto al apuñalamiento de la segunda víctima, el padre.

El jurado ha rechazado, igualmente por unanimidad, que el acusado hubiese actuado con su voluntad alterada como consecuencia de haber sufrido un brote psicótico, provocado por su adicción a las drogas y al alcohol, como había esgrimido su defensa como principal línea argumental a lo largo del juicio.

Los hechos enjuiciados tuvieron lugar el 4 de junio de 2020 en el domicilio familiar. De acuerdo con el relato de la Fiscalía, el procesado apuñaló en primer lugar a su madre, asestándole hasta 69 puñaladas con dos cuchillos de cocina, mientras se encontraba postrada en el sofá, viendo la televisión, sin que ella pudiese hacer nada para defenderse.

Después, el acusado ocultó el cuerpo de su madre y espero en su casa hasta que regresase su padre. Cuando éste llegó al domicilio, el procesado trató de distraerlo dándole conversación hasta que consiguió que le diese la espalda, momento en que comenzó a apuñalarle y le causó hasta tres heridas de gravedad, por las que tuvo que ser hospitalizado.

No obstante, la intervención de una vecina en auxilio del padre hizo que el acusado abandonase la vivienda, se subiese en su vehículo y se diese a la fuga en dirección a Alicante, donde fue detenido por la Policía Nacional.

La Fiscalía solicitaba inicialmente para el procesado una pena de 25 años de prisión como responsable de un primer delito de asesinato con alevosía en relación con la muerte de su madre, además de otros 15 años por el asesinato en grado de tentativa respecto a su padre.

No obstante, a la vista del veredicto de culpabilidad ha modificado su petición inicial para pedir que se le condenase a la pena de prisión permanente revisable por lo que respecta al primer delito.

Esta es, de hecho, la pena que había demandado inicialmente la acusación particular, tras alegar la especial vulnerabilidad de la madre.