La patronal valenciana exige ampliar las medidas covid para paliar los efectos de la guerra en las empresas

Piden ayudas directas a fondos perdido y ERTE en los sectores más afectados

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, hoy durante el Comité Ejecutivo
El presidente de la CEV, Salvador Navarro, hoy durante el Comité Ejecutivo FOTO: La Razón La Razón

El Comité Ejecutivo de la patronal autonómica CEV ha aprobado este jueves una propuesta de medidas que serán trasladadas a la Generalitat para diseñar una propuesta conjunta, a través del diálogo social, que ayude a paliar las consecuencias derivadas de la invasión rusa de Ucrania y el alza en los precios energéticos y de las materias primas.

Con esta finalidad, la reunión del máximo órgano de gobierno de la Confederación se ha adelantado sobre la fecha prevista para poder recopilar las necesidades de los diferentes sectores productivos ante el nuevo escenario, según informa la CEV.

En primer lugar, la CEV advierte de que es crítico para el tejido productivo que las medidas de choque se implementen con carácter de urgencia y que mejore la agilidad administrativa y, asimismo, señala que la puesta en marcha de la mayoría de las medidas propuestas requerirá ampliar el plazo del Marco temporal Covid-19 en el seno de la UE, que finaliza el próximo 30 de junio, y crear un nuevo Marco Temporal de Ayudas del Estado para paliar los efectos de guerra.

Del mismo modo, considera que las medidas de liquidez y de ayudas directas a las empresas deberán estar sujetas al nuevo Marco Temporal, no a mínimos.

Según informa la CEV, el documento acordado por el Comité Ejecutivo incluye medidas laborales como la implementación de ERTE sectoriales en las ramas más afectadas por el desbaratamiento de los costes energéticos y los precios de las materias primas.

Del mismo modo, se reclaman ayudas directas como el establecimiento, tanto a nivel nacional como autonómico, de líneas de ayuda a fondo perdido a empresas afectadas por las subidas de precios y costes y por los efectos de la guerra, así como ampliar las dotaciones presupuestarias de programas como el “bono comercio” o el “bono viaje” para incitar el consumo.

Por otra parte, las medidas fiscales se centran en posponer cualquier modificación tributaria que suponga alzas impositivas o prolongar las reducciones actuales en impuestos por el IVA, el IEE o el IVPEE, mientras que para asegurar la liquidez de las empresas se aboga por ampliar los plazos de solicitud de líneas ICO y los períodos de carencia y, en el caso autonómico, generar líneas específicas para los sectores más afectados por el alza de precios.

Igualmente, la CEV considera necesario agilizar, de forma general y con carácter de urgencia, los trámites administrativos para desbloquear el fomento de la inversión en energías renovables, estimular el autoconsumo y favorecer las medidas de eficiencia energética.

En esta línea, se pide, en colaboración con la UE, revisar el sistema marginalista del mercado eléctrico mediante el desacople de los precios del gas y, por otra parte, crear una plataforma europea centralizada de compra de gas natural que facilite la creación de reservas estratégicas a nivel comunitario.