El hidrógeno verde, clave en la “soberanía energética” de la Comunidad Valenciana

La Guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad que todavía mantiene toda Europa

Hidrógeno renovable almacenamiento
La Comunitat Valenciana ha diseñado una estrategia para impulsar el hidrógeno verde FOTO: Stock Stock

La Guerra en Ucrania ha puesto en evidencia las debilidades del sistema energético. La factura se ha disparado y si el debate sobre qué modelo debe seguirse para garantizar su seguridad, sin olvidar la sostenibilidad, ya estaba encima de la mesa antes de la invasión rusa, esta cuestión se ha convertido en capital en tan solo un mes.

Las comunidades autónomas tienen un amplio margen de maniobra sobre esta cuestión, sobre todo en lo que se refiere a la promoción de energías limpias y, por tanto, la situación de partida es fundamental. «Hay que trabajar por la soberanía energética», ha repetido el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, durante las últimas semanas.

El socio de Sectores Regulados y Análisis Económico de EY, Antonio Hernández, explica que la complejidad del momento actual, marcado por el significativo encarecimiento en los precios energéticos, ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de Europa en el ámbito energético, especialmente en lo concerniente al gas y al petróleo, lo que ha llevado a la Comisión Europea a proponer su comunicación sobre RepowerEU.

Apunta que en este contexto, España, y en particular la Comunitat Valenciana, están bien posicionadas para que, haciendo uso de sus infraestructuras de gas y potenciando las energías renovables, tanto eléctricas como de hidrógeno y biogás, se reduzca paulatinamente esta dependencia energética del exterior y «se aprovechen los recursos más abundantes, como el sol o el viento».

Las iniciativas de colaboración público-privada que se derivan de la Estrategia de Hidrógeno Renovable puesta en marcha desde la Conselleria de Economía, «jugarán un papel clave».

¿Qué es el hidrógeno verde?

El hidrógeno es un combustible, ligero y muy reactivo que se consigue a través de un proceso químico conocido como electrólisis. Se utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua y si esa electricidad necesaria se obtiene de fuentes renovables adquiere el calificativo de «verde» y por tanto, se consigue producir energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera. La Estrategia Valenciana del Hidrógeno Verde surge del impulso de la Generalitat y de la participación de las empresas vinculadas al desarrollo de esta energía verde en la Comunitat Valenciana.

Explica que España cuenta con alta capacidad y experiencia en el desarrollo de las renovables y además, tiene una posición destacada entre los principales mercados donde se están generando proyectos de hidrógeno verde. «La hoja de ruta tiene como objetivo alcanzar los 4GW de electrolizadores para 2030 y la aprobación del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de Energías enovables, Hidrógeno Renovable y Almacenamiento (ERHA)».

Hernández asegura que la Comunitat Valenciana es una de las regiones que más interés está generando para el desarrollo de proyectos de este tipo por varios factores. En la actualidad cuenta con elevados recursos renovables, lo cual es fundamental para el desarrollo de las plantas de producción. Además, el tipo de industrias predominantes en el territorio valenciano son susceptibles de consumir el hidrógeno verde que se produzca, lo que también contribuiría a generar proyectos que cubren toda la cadena de valor. Como ejemplo, apunta a la industria de la cerámica, la de fertilizantes, el sector portuario, el refino o el tratamiento de aguas, que pueden ser intensivos en el consumo de esta energía.

Apunta también a que una de las claves para el desarrollo de estos proyectos es la colaboración publico-privada y en ese sentido, se están creando varios consorcios liderados por grandes empresas energéticas para captar parte de los fondos destinados al desarrollo de esta tecnología. La Estrategia de Hidrógeno Renovable aspira a alcanzar una producción de 75.000 toneladas anuales de hidrógeno producido a partir de energías renovables, contando con al menos 900 MW de electrolisis instalados (un 22, 5 por ciento del objetivo de capacidad en España), que cubran el hidrógeno consumido en su industria química, de la cerámica y del refino, en un 25, un 20 y un 100 por ciento, respectivamente. A su vez, el hidrógeno producido suministraría a 100 vehículos (ligeros y pesados), 15 autobuses y dos líneas de trenes comerciales.

Además, la hoja de ruta de la Comunidad Valenciana promueve el desarrollo de proyectos de innovación en tecnologías asociadas a los potenciales usos del hidrógeno en su industria e impulsará el desarrollo socioeconómico local, «generando nuevos empleos y fomentando el desarrollo del I+D+i así como la aparición de nuevas cadenas de valor que potencien la actividad económica».

El Consell trabaja en un decreto para regular la instalación de plantas renovables, una cuestión que no está siendo fácil. En este sentido, el presidente Puig, destacó la importancia del hidrógeno verde y aseguró que si se aprobara una «parte sustancial» de los parques de energías renovables proyectados en cinco años se alcanzaría la suficiencia energética.