Internacional

“Memorial Day” en Estados Unidos con playas abarrotadas pese a la pandemia

Preocupación por las imágenes de los americanos sin respetar la distancia social en el día en el que se recuerda a los caídos y que marca el comienzo extraoficial del verano

Thumbnail

Llegó Memorial Day, el Día de la Memoria en que EE.UU. celebra a sus caídos en las guerras. Una de las fiestas nacionales más importantes del calendario. Este año doblemente simbólica porque era la fecha elegida para iniciar la desescalada.

El fin de semana que Estados Unidos superaba la trágica barrera de los 100.000 muertos, los estadounidenses salieron en masa a disfrutar de sus playas.

Las imágenes de las playas estadounidenses abarrotadas con motivo de su primer “puente” nacional “desconfinados” han sido objeto de críticas en todo el país.

La playa de Newport, California FOTO: EUGENE GARCIA EFE

De hecho no hay estado ya que no haya adoptado alguna medida de apertura. Nada de esto, ni las fotografías con multitudes ni los negocios cerrados, ni la diferencia en la aproximación de unos estados y ciudades a otros empaña la profunda solemnidad del día.

A pesar de las advertencias de las autoridades de EE UU a los bañistas, para que mantuvieran la distancia de seguridad para evitar una segunda oleada del nuevo virus que ha infectado a 5,4 millones de personas en todo el mundo (más de 1,6 millones sólo en Estados Unidos) y ha matado a más de 345.000 personas, según la Universidad Johns Hopkins, los estadounidenses acudieron en masa a las playas y parques del país.

Un paseo por la playa de Coney Island en el Memorial Day FOTO: ANDREW KELLY Reuters

El ex presidente Barack Obama escribió en Twitter que «en el Día de la Memoria honramos a aquellos que lo dieron todo por nosotros, eso se ha hecho de muchas formas este año, y es incluso más urgente tras la pérdida de muchos veteranos por el Covid-19. La forma en que la muchos vivieron ayudándose unos a otros debería ser nuestra hoja de ruta en los próximos meses».

Y Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, ha comentado que se trata de un Día de la Memoria «distinto en Nueva York este año, pero nuestra apreciación por los héroes que dieron sus vidas por nuestro por país nunca ha sido más fuerte. Incluso en esta niebla de la crisis del coronavirus, podía sentirse ese espíritu en la plaza Cadman esta mañana».

«Nunca podremos reemplazarlos, nunca podremos pagarles, pero podemos recordarlos para siempre», ha colgado el presidente Donald Trump en su cuenta de Twitter, que también colgaba un vídeo del cementerio de Arlington.

La doctora Deborah Birx, coordinadora de la coordinadora de la respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, reconoció que estaba “muy preocupada” por las escenas de zonas masificadas. En Tampa, en la costa de Florida, se concentró tanta gente, que las autoridades tuvieron que cerrar los aparcamientos para evitar el flujo. En Misuri, la gente se reunió en masa en bares y restaurantes del Lago de los Ozarks.

Algo que salió en los informativos del país fue la fiesta en una de las piscinas de esta zona de Misuri, en la que las mascarillas y la distancia de seguridad brillaban por su ausencia. Apiñados, celebraban este fin de semana largo en EE UU con total normalidad.

Una fiesta en una piscina en el Lago de los Ozarks FOTO: Twitter/Lawler50 Reuters

En Destin, Florida, un restaurante en la playa de Henderson, estaba completamente lleno. “El Patio de Atrás” estaba operando al 50% de su capacidad para asegurar que las sillas y sombrillas podían colocarse a 1,8 metros de distancia (seis pies). Una larga fila esperaba para pasar, contó la camarera Julianna Preede, de 18 años a Reuters. “Hay muchísima gente, es un fin de semana festivo”.

En Arizona, los viajeros atascaron la Interestatal-17, causando un embotellamiento de más de 24 kilómetros, de camino a los cañones. Algunas zonas de recreo como el Lago Saguaro, se llenaron tanto que las autoridades tuvieron que cerrarlas.

La playa de Newport, California, ayer FOTO: EUGENE GARCIA EFE

Según recoge la agencia AP, las autoridades de California indicaron que la mayoría llevaba mascarilla y mantenían las distancias. Muchas playas del sur de California se abrieron solo para nadar, correr y surfear, no para tomar el sol.

En la playa de Orchard, en el barrio neoyorquino del Bronx, los niños jugaron con sus juquetes y la gente se sentó en sillas plegables con sudaderas y mascarillas.

“Aire fresco. Está bien disfrutar del exterior”, señaló Danovan Clacken a AP.