Crítica de “Volando juntos”: Greta en versión chico

FOTO: PETIT Philippe REDACTION

Dirección: Nicolas Vanier. Guión: Lilou Fogli, Christian Moullec, Matthieu Petit y N. Vanier. Intérpretes: Jean-Paul Rouve, Mélanie Doutey. Francia, 2020. Duración: 113 minutos. Documental.

Quizá «Volando juntos» inaugure un posible nuevo filón en el cine con películas para concienciar a los más jóvenes frente a temas ecológicos, y buena parte de la «culpa» la tendría Greta, esa muchacha que parece haberse tragado un palo con millones de seguidores. Christian es un científico especializado en gansos salvajes y los procesos de migración, mientras su hijo se trata del adolescente típico de hoy, o sea, que no le interesa lo que sucede más allá de una pantalla.

Obligado a pasar unas vacaciones juntos y en medio de la naturaleza, el chico poco a poco se irá implicando en la misión de salvar una especie en peligro de extinción con la ayuda de un ultraligero. Basada en una historia increíble, aunque real, destaca sobre todo por la belleza de las numerosas escenas aéreas y por contener un mensaje que debería ser nuestro mantra para siempre: no jodamos más al planeta ni a los animales, por piedad.