LA RAE no se casa con el lenguaje inclusivo

El tuit enviado el miércoles sobre lenguaje inclusivo al que la RAE contestó
El tuit enviado el miércoles sobre lenguaje inclusivo al que la RAE contestóLa RazónLa Razón

De manera periódica, cual Guadiana de la lengua, el tema del lenguaje inclusivo salta a los titulares o se hace un hueco entre las costuras de la Prensa. La Real Academia Española contesta de manera puntual a las preguntas que sobre este particular se le plantean. Ya ha dejado clara cuál es su postura y por si el lector tiene la memoria flaca, se lo recordamos: «Esta institución no avala el llamado ‘‘lenguaje inclusivo'‘, que supone alterar artificialmente el funcionamiento de la morfología de género en español bajo la premisa subjetiva de que el uso del masculino genérico invisibiliza a la mujer», respondía a un tuit el 1 de julio de 2019 sobre cuándo se aceptaría.

No caben dudas sobre su postura ni ha mostrado fisuras la casa. Conviene recordar también que una comisión compuesta por académicos presentó a principios de este año un informe, pedido en su día por la vicepresidenta Carmen Calvo, sobre la Carta Magna y el lenguaje inclusivo. La conclusión, por unanimidad es que el texto de 1978 emplea «un castellano correcto en términos normativos y gramaticalmente impecable». No obstante, la institución se abrió a ciertos cambios y matices. La RAE ha defendido que el género masculino, por ser el no marcado, puede acabar en femenino y no existe razón para pensar que este género gramatical excluya a las mujeres. Y remarca que decir «todos y todas», de la misma forma que aplicar el “lenguaje inclusivo” (ya sea con «x», «@» o la «e» en lugar del plural), es incorrecto.

El miércoles, una nueva consulta ha dejado en evidencia, de nuevo, cuál es la doctrina de la RAE. Un usuario preguntaba lo siguiente: ¿Qué pasa con adjetivos como «feliz» cuando se usa el inclusivo plural? «¿Lxs chicxs están felices» o «Lxs chicxs están felicxs?» La respuesta no tardaba en llegar: «El uso de la ‘‘x'' como supuesta marca de gén. inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario e impronunciable; el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de gén.: ‘‘Los chicos están felices'‘». Dice quien contesta que es «impronunciable». En efecto, ¿cómo dirían ustedes “felicxs”?. Desde luego, con enorme dificultad en caso de que fuera posible. La lengua se traba. Más de 400 retuits y un buen puñado de «me gusta» ha cosechado la consulta desde el miércoles. «Me gustan los finales. Gracias. Estoy hasta la coronilla de este lenguaje inclusivo», «Bravo RAE», «Cómo te amo, RAE» o este que no tiene desperdicio: «Admirable la paciencia de la persona encargada de responder este tipo de trinos». Como mujer, me siento satisfecha y feliz con la respuesta de la RAE, aunque, a raíz de los publicado en Twitter, no soy la única.