Toots Hibbert: el reggae no lo inventó Bob Marley

Jamaica llora la pérdida de uno de los máximos exponentes musicales del género

Frederick Nathaniel Hibbert, más conocido artísticamente como “Toots”, falleció a los 67 años. Aunque no se precisaron las causas exactas de la muerte por parte de sus familiares, sí que se sabía desde hace semanas que el músico había sido diagnosticado positivo por coronavirus. Se fue así una auténtica leyenda del reggae y uno de sus pioneros. Siempre resulta hablar de fundadores o padres de un estilo. Suele haber mil autorías. Para ser preciso, Toots Hibbert sí fue quien bautizó el género por primera vez en 1968 y lo escribió como “reggay”. A él se deben auténticos himnos del género como “Pressure Drop”, “Do The Reggae”, “Monkey Man” o “54-46 That’s My Number”.

El líder de Toots & the Maytals había estado en coma inducido médicamente en un hospital de Kingston desde principios de este mes. Ingresó en cuidados intensivos por dificultades respiratorias y no salió de allí. Se fue un tipo a quien admiradores blancos como Keith Richards o Eric Clapton calificaron como “el Otis Redding del reggae” por su torrente de voz y su expresividad. Un término como “reggae-soul” le venía como anillo al dedo a la música de Toots. Hibbert nació como el menor de siete hijos en May Pen, cerca de la capital de Jamaica. Era hijo de ministros adventistas del séptimo día y recordaba caminatas de kilómetros por caminos de tierra hasta las escuelas, horas de canto en la iglesia y momentos privados escuchando estrellas estadounidenses en la radio como Ray Charles y Elvis Presley. Desde pequeño ya fue una esponja de asimilar estilos sin prejuicio alguno.

Ex boxeador, Hibbert también fue director de orquesta, compositor, multiinstrumentista y un showman de primera categoría. Muchos de sus conciertos a veces terminaban con decenas de espectadores bailando junto a él en el escenario. Por supuesto, fue uno de los mejores cantantes de reggae y fue capaz de arreglar sonidos ásperos para ser capaz de seducir e introducir en el género a miles de oyentes. Conoció el éxito y el fracaso, la cárcel y la libertad, las drogas y la redención. Su carrera remontaría durante el presente siglo con el múltiple reconocimiento de muchos admiradores entre las comunidad del pop. En 2013 sufriría una lesión en la cabeza por una botella de vodka arrojada al escenario durante un concierto y le quedarían secuelas en forma de dolores de cabeza y depresión.

Sin embargo, a finales de la década regresaría a los escenarios con éxito y este mismo año dejaría para el recuerdo, ya como testamento, otro disco, el brillante “Got to be tough”, que incluía contribuciones de Ziggy Marley y Ringo Starr, cuyo hijo, Zak Starkey, ofició como coproductor. Ziggy Marley, hijo de Bob Marley, tuiteó sobre la muerte de Hibbert y apuntó que habló con Hibbert recientemente: “Le dije cuánto lo amaba, nos reímos y compartimos nuestro respeto mutuo. Él fue una figura paterna para mí, su espíritu está con nosotros, su música nos llena con su energía, nunca lo olvidaré”. El primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, publicó una foto de Hibbert y él mismo junto a un texto: “Hoy lloro a todos los jamaiquinos cuando nos despertamos con la noticia del fallecimiento de nuestro legendario cantante de reggae Frederick ‘Toots’ Hibbert”. Por supuesto, también se fue uno de los grandes embajadores de Jamaica.